Para los que no estén acostumbrados a hacer ejercicio cardiovascular, las recomendaciones cambian. Esta dieta no es la mejor opción para empezar a hacer ejercicio ya que la fatiga puede ser severa y los niveles de energía muy bajos. Para las personas que empiecen con ejercicio de baja intensidad (como podría ser andar) recomiendo hacer 20 minutos 3 veces por semana y esto puede ser incrementado poco a poco (40min y hacerlo 3-5 días…). Para los que se inicien en el entrenamiento de pesas, recomiendo rutinas muy básicas haciendo un ejercicio por grupo muscular con peso ligero a un rango de 12-15 repeticiones y lo realizaría 2 veces por semana. En cuanto a los que se quieran iniciar el HIIT, no lo recomiendo hasta tener una base sólida de 8-12 semanas de entrenamiento.
Obtener suficiente sueño de calidad todas las noches puede ayudarle a controlar el estrés. La falta de sueño puede alterar la producción de hormonas y afectar sus niveles de cortisol, así como también puede afectar su capacidad para lidiar con el estrés diario. Sus niveles de cortisol deben disminuir durante la noche, lo que le da a su cuerpo el tiempo para repararse y recargarse.
Recuerda que los alimentos procesados tiene el mismo efecto que el azúcar en el cuerpo, por lo tanto, evítalos. Las frutas también son altas en azúcar, así es que come unas nueces, almendras o pocas semillas con tu fruta para minimizar los efectos. Y los edulcorantes tienden a hacer que se te antoje el azúcar, por eso opta por el jarabe de arce o miel de abejas en su lugar: pueden contener más calorías, pero son más saludables.
No esperes una pérdida de peso uniforme. Es frecuente perder más centímetros en el abdomen en las primeras dos 2 semanas que en las semanas posteriores, es decir, si continúas con una rutina de pérdida de peso. Si tienes al menos 7 kg (15 libras) por encima de tu peso ideal, debes notar resultados significativos en las primeras 1 o 2 semanas y luego, la reducción del abdomen será más difícil. Esto es normal, así que no te rindas.[21]
Llénate de verduras de diversos colores. Las verduras son bajas en calorías y altas en vitaminas, antioxidantes y fibra que te mantienen saludable y satisfecho. Come 2 o 3 tazas de verduras al día para reducir las calorías durante las próximas 2 semanas. Visita la página web https://www.choosemyplate.gov/vegetables para ver el valor de 1 taza de distintos tipos de verduras cocidas y crudas.[1] Intenta consumir verduras de todos los colores del arcoíris cada día.

La segunda semana es la semana importante. Si has perdido más de 1 kgr por semana durante este período, tira hacia atrás tus calorías y sube por 200 por día y controla tu pérdida de peso en el transcurso de otro período de 2 semanas. Si no se pierde ningún peso en absoluto, baja tus calorías por 200-300 por día y vigila en el transcurso de las próximas 2 semanas. Si has aumentado de peso, rebaja tu consumo de calorías por 500 por día y controlar tu peso durante las próximas 2 semanas.
Es normal tener un poco de grasa de más en el abdomen, pero también es comprensible querer verte más delgado. Aunque es imposible deshacerte de toda la grasa abdominal en 2 semanas, puedes eliminar parte de ella rápidamente perdiendo peso y grasa en todo el cuerpo. Lo único que tienes que hacer es consumir los alimentos adecuados (y a la vez reducir las calorías), aumentar tu rutina de ejercicios y realizar algunos cambios en tu estilo de vida por las próximas 2 semanas. Continúa tus esfuerzos para perder aún más grasa abdominal por un tiempo más prolongado.
Principalmente la encontramos en frutas y verduras, que pasan a ser los mejores aliados adelgazantes bajos en calorías, ricos en fibra como, el kiwi (80 mg / 100 g), verduras de col (57 mg en col roja y 50mg en califlor), cítricos (52 mg de limón y naranja y 37 mg en el pomelo), pimiento (160 mg medio) , berro (60 mg), hierbas aromáticas (37 mg en el perifollo, 200 mg en el perejil y el cebollino en 60mg).
×