Se trata de un ejercicio parecido a las sentadillas, pero con una única pierna. Partiendo de una postura erguida, desliza una de las piernas hacia delante hasta que la rodilla de la otra extremidad casi toque el suelo. La pierna que adelantes debe quedarse flexionada en, apróximadamente, 90 grados. Para cambiar de extremidad, da un salto al aire, llevando tu pie trasero hacia delante y el delantero hacia atrás.


Alimentación Saludable Alimentos Saludables Consejos de Salud Consejos para adelgazar Dietas AntiEdad Dietas de Choque Dietas más Famosas Dietas para Adelgazar Dietas para Enfermedades Dietas por Alimentos Dietas por Calorías Dietas Rápidas Ejercicios para Adelgazar Mi Peso Ideal Nutrición en el deporte Productos naturales para adelgazar Recetas ligeras Remedios para perder peso Suplementos deportivos

Intenta hacer la dieta del agua. Esta dieta no consiste en beber solo agua. Continúa comiendo saludablemente. Si bebes solo agua puede ser peligroso y hay riesgo de subir aún más de peso de agua y relentizar tu metabolismo.[9] Esta dieta consiste en beber un total diario de aproximadamente 8 tazas (64 oz) de agua fría, a intervalos regulares durante todo el día. Bebe 1 vaso de agua antes de cada comida para contener el apetito. Esto te ayudará a crear el hábito de limitar las porciones de alimentos que consumes en cada comida. El agua hará que te sientas lleno antes de una comida, lo que te ayudará a consumir menos calorías.
Verdad: Los estudios muestran que las personas que siguen un plan de alimentación vegetariano por lo general consumen menos calorías y grasas que las personas que no son vegetarianas. Algunos estudios también han encontrado que la alimentación estilo vegetariana está asociada con un nivel más bajo de obesidad, de presión arterial y de riesgo de enfermedad cardiaca. Los vegetarianos también tienen menos grasa corporal que las personas que no son vegetarianas. Sin embargo, tanto los vegetarianos como los no vegetarianos pueden escoger alimentos no tan saludables que pueden afectar su peso haciéndolo subir. Por ejemplo, tal vez coman cantidades grandes de alimentos con mucha grasa y calorías y con poco valor nutricional.
Pequeños cambios en las raciones. En los menús aumenta la cantidad de pan, arroz, pasta y legumbres que puedes tomar y baja la de pescado y carne. Este ajuste en las raciones está pensado en equilibrar la dieta para que sea la base de tu alimentación en el futuro. Durante las primeras fases, como son más restrictivas, el consumo de proteína (carne, pescado) es mayor para mantener el tono muscular.
×