“A los 30 se inicia la pérdida de masa muscular de manera suave, reduciendo la fuerza”, dice Isidro. Como añadido, en las mujeres empieza a aparecer la osteopenia. De ahí la importancia de empezar a hacer ejercicio físico (cardiovascular, por ejemplo) dejando el deporte poco a poco. “Obligatoriamente tienen que practicar ejercicios que trabajen la fuerza de la masa muscular, como sentadillas, zancadas y empujes (o flexiones) contra la pared y el suelo.  
En una sartén grande añade una cucharada de aceite de oliva y primero rehoga la sepia (no se debe cocer solo marcar), retírala en pocos minutos. A continuación, añades la patata y las verduras, las rehogas unos minutos a fuego fuerte y después añades un o dos vasos de agua o caldo vegetal y dejas cocer a fuego lento durante unos 20 minutos. Cuando las verduras estén prácticamente cocidas añades la sepia y cueces unos 3 o 4 minutos (hasta que esté en su punto). En este momento puedes servir.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.
Al cumplir los 30 empieza a haber una preocupación por la salud porque debutan algunos signos de envejecimiento (como las arrugas o la caída del pelo). Isidro menciona que “lo positivo es que la gente va concienciándose de que hay que cuidarse. Precisamente por eso hay menos prevalencia de obesidad en esta etapa de la vida. Por otro lado, los hábitos que no se modifican en esta etapa costará mucho modificarlos en el futuro”.
Los entrenamientos en formato HIIT (High Intensity Intervalo Training) son, según Merchán, la mejor estrategia para perder esa grasa abdominal que impide que nuestros abdominales se vean tonificados y firmes. "En ellos realizaremos una serie de sprints con descansos entre cada uno de ellos. Por ejemplo, 8 sprints de 30 segundos y descansos de un minuto. Pueden realizarse corriendo, en bici, elíptica, remo, nadando...", añade el experto de Home Wellness Madrid.
En las comidas y las cenas, ten presente la Idea plato: Todas las comidas y las cenas deben tener las proporciones adecuadas, es decir, si comes un plato: como parte principal la verdura (sea cocida o ensalada), medio plato, por ejemplo. El plato ha de contener también una ración de proteína, aproximadamente un cuarto del plato: carne, pescado, huevos o proteína vegetal (tofu, tempeh, seitán, proteína de la soja texturizada…)  y el otro cuarto del plato que nos falta serían los hidratos (pasta, arroz, legumbre, patata, pan). Estos siempre será mejor consumirlos integrales. Con estas referencias os estoy hablando de proporciones, no de cantidades, la cantidad variará según tus necesidades y objetivos. Para perder esos 5 kg, ten en cuenta que la parte de hidratos de carbono debe ser una cantidad más pequeña (os lo ejemplifico al final del artículo), pero que siempre deben estar presentes tanto en las comidas como en las cenas.
En la década de los 40 años en la mujer aparece la menopausia y los problemas derivados del cambio hormonal que supone. En función del estado de cada fémina, tendrá que llevar a cabo un cambio nutricional, incorporando el calcio a su dieta. “Las mujeres con osteopenia no asimilan bien el calcio porque no tienen suficiente vitamina D3. Esta vitamina, además de estar presente en algunos alimentos, se encuentra en el sol. Por eso se recomienda hacer ejercicio al aire libre. Si no es posible, hay que empezar a tomar suplementos de vitamina D”, resume Isidro.
Evita el alcohol. Tu cuerpo almacena el alcohol en forma de grasa. Éste también detiene el metabolismo de la grasa hasta que pueda ser eliminado del cuerpo por el hígado. Dado que tu hígado es instrumental en el proceso de quema de grasa, no puede procesarla mientras está ocupado limpiando el alcohol de tu cuerpo. Además, cualquier comida que comas, al mismo tiempo que consumes alcohol será almacenada como grasa hasta que el hígado puede eliminar el alcohol y retomar su responsabilidad en la quema de grasa.
Hola Alejandra, lo de los 2 cafés es una recomendación general que debería especificarse en cada caso. Nos encontramos con muchas personas que abusan de los cafés o que en vez de comer entre horas toman café. La mayoría de ellas lo hacen con leche de vaca o bebidas vegetales y con azúcar o edulcorante. Creemos que es un buen hábito reducirlos. Un saludo.
Para hacer esta infusión tan solo tienes que añadir agua en una olla y añadir 10 hojas de laurel y 3 ramas de canela; deja que se cueza todo junto durante 10 minutos y después cuela el brebaje. Si quieres endulzar el sabor puedes agregar un poco de stevia. Toma esta infusión una vez al día y notarás cómo la grasa del vientre empieza a desaparecer con el tiempo.
Por último, olvídate de la frase “nada con exceso, todo con medida”. Es un consejo terrible y las personas que comen una dieta más diversa realmente ganan más peso.  No comas todo con moderación. Come tanta comida saludable como puedas y siempre que tengas hambre. Y por lo que más quieras, evita toda la basura que se ofrece comercialmente ya que está repleta de harinas,  edulcorantes y conservadores.

Come alimentos que supriman tu apetito. Comer una dieta equilibrada no solo te proporcionará una nutrición baja en calorías, sino que también te ayudará a suprimir el apetito, así que no comas en exceso y frustres tus planes para bajar de peso. Hay ciertos alimentos que te hacen sentir saciado por horas. Trata de incorporar los siguientes alimentos en tu dieta.

Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
×