El cuerpo absorbe más o menos la mitad de los carbohidratos que comes, lo que como ya sabes aumenta el azúcar en tu sangre y estimula a la insulina. Lo triste es que la otra mitad generalmente termina en la última porción del aparato digestivo lo cual te provoca cólico, indigestión y gas. Además, contienen edulcorantes que te provocan la necesidad de comer más.


Ni milagros, ni prisas. El secreto para perder esos cinco kilos y no recuperarlos multiplicados por dos cuando llegue el efecto rebote lo tiene María Amaro, experta en nutrición de la Clínica Feel Good (Madrid). "Se debe aumentar la ingesta de proteínas fundamentalmente en el desayuno y la cena. ¿Por qué? Porque éstas modifican la manera en que se utilizan las calorías ingeridas en nuestro cuerpo, almacenándolas en forma de músculo y no de grasa. Las mejores son el huevo, las carnes magras y los pescados blancos que son diuréticos e hipocalóricos", explica.

Cuando no duermes bien, aparte de que te sientes terrible, te dan antojos de algo azucarado. Aparte tu fuerza de voluntad se dobla y se te hace más fácil sucumbir ante la tentación. Recuerda que la privación de sueño es una técnica muy efectiva de tortura e interrogación. Tu cuerpo te pide descanso y también comida dulce para obtener la energía que le hace falta.
Es posible que hayas leído en Internet o en alguna revista sobre la posibilidad de adelgazar 5 kilos en una semana o incluso en 3 días. Si bien no digo que esto no sea posible, lo que no cabe duda es que si lo consigues será poniendo en riesgo tu salud. Como dietista – nutricionista siempre recomendaré que sigas una dieta saludable y personalizada de acuerdo a tu gasto calórico. Huye de las dietas milagro para adelgazar rápido y orienta tu alimentación hacia el cambio de hábitos, solo así conseguirás evitar el efecto rebote y sus consecuencias.

Durante la menopausia el aumento de peso en la sección media del cuerpo es rápido y bastante común en las mujeres que transitan este proceso. Estas mujeres, que experimentan un aumento de peso extra alrededor del abdomen, corren un alto riesgo de desarrollar problemas cardíacos, diabetes y otros problemas de salud. Aprende a reducir el consumo de calorías y a incrementar la cantidad de ejercicios físicos diarios para reducir ese aumento de peso que es consecuencia de la menopausia.
Los primeros son cremas o caldos de verdura. Verduras permitidas: calabacín, espárrago, acelga, espinaca, brócoli, pimiento y setas. Para batidos: apio, pepino, rábano, zanahoria, remolacha.... Las cremas de verduras hazlas con un sofrito ligero de cebolla (1 cuch. de aceite) y triturarlas poco para que haya algún tropezón que obligue a masticar un poco y tomarlas despacio.
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
4. Crossfit: Primo hermano del Bootcamp, es un entrenamiento funcional con movimientos globales y atléticos en los que intervienen una mayor cantidad de grupos musculares. "En sesiones de 45 minutos, con calentamientos incluidos, se obtiene el máximo rendimiento", relata Roberto Crespo, entrenador personal de Zagros Sports (Madrid). A pesar de que se suele calificar como un deporte apto para todos los públicos, lo cierto es que se requiere gozar de un buen estado de forma en general para practicarlo. Se queman entre 600 y 700 calorías por sesión.
Como ves, conseguir un vientre plano no es imposible y solo precisa mucha constancia y paciencia. Ten en cuenta que los resultados no son inmediatos y que debes ser constante con tus rutinas y buenos hábitos para conseguir los propósitos deseados. Lo mejor de todo es que estos tres simples pasos también te ayudarán a mejorar tu calidad de vida y a sentirte mejor.
Una vez que estás segura de que quieres hacer dieta, recuerda que para conseguir unos resultados rápidos y duraderos es indispensable combinarla con un programa de bienestar general que incluya un estilo de vida más dinámico. Procura emplear tu tiempo libre en realizar actividades; el ejercicio es fundamental para ayudarte a perder grasa y mantener el tono muscular.
×