Evita el alcohol. Tu cuerpo almacena el alcohol en forma de grasa. Éste también detiene el metabolismo de la grasa hasta que pueda ser eliminado del cuerpo por el hígado. Dado que tu hígado es instrumental en el proceso de quema de grasa, no puede procesarla mientras está ocupado limpiando el alcohol de tu cuerpo. Además, cualquier comida que comas, al mismo tiempo que consumes alcohol será almacenada como grasa hasta que el hígado puede eliminar el alcohol y retomar su responsabilidad en la quema de grasa.
La pregunta de todos mis pacientes es: ¿y no me moriré de hambre? Y la respuesta es no. Mi método trabaja sobre el mecanismo de vaciado del estómago, haciendo que sea más lento y que los alimentos pasen más tiempo dentro de él, para que tu cuerpo no pida comida con tanta frecuencia. ¿Cómo? Con alimentos ligeros pero densos. Para que me entiendas, un caldo de verduras es un alimento ligero, pero sale rápido del estómago porque es todo líquido. En cambio, una crema de verduras espesa es ligera pero tiene la densidad necesaria para pasar un rato en el estómago y saciarnos más. ¿Y con esto ya es suficiente? No, también le “engañaremos” un poco actuando sobre la primera fase de la digestión, la cefálica, cuando todavía no hemos comido pero nuestro cerebro, ya sea por el horario, por la visión o el olor de comida, le dice al estómago que se prepare para comer y empiece a segregar líquidos, como el ácido clorhídrico, y nos entra el hambre.
Olvida la pirámide alimentaria, que dice que hay que comer varias raciones de hidratos de carbono provenientes de pan, pasta o arroz. No existe nada más saludable y con mayores micronutrientes que la verdura y la fruta, así que asegúrate de que tu alimentación se sustenta en estos dos tipos de alimentos. Eso sí, intenta cambiar tu mentalidad para siempre, y que perder estos dos primeros kilos te sirvan de lanzamiento para lograr otras metas.
He probado otras pastillas como Phen24 pero no hicieron nada! ¡En fin, me alegra haber encontrado esto ya que he perdido casi 6 kilos en 2 semanas! He estado ejercitándome y comiendo menos y puedo sentir realmente que funciona. Me falta perder unos 12 kilos más pero estoy llegando a mi meta rápido. Agradezco a Danielle por ponerme en el camino correcto. – Jane

Se trata de un ejercicio parecido a las sentadillas, pero con una única pierna. Partiendo de una postura erguida, desliza una de las piernas hacia delante hasta que la rodilla de la otra extremidad casi toque el suelo. La pierna que adelantes debe quedarse flexionada en, apróximadamente, 90 grados. Para cambiar de extremidad, da un salto al aire, llevando tu pie trasero hacia delante y el delantero hacia atrás.
×