Para medir tu cintura correctamente lo primero que hay que hacer es localizar tu ombligo. Después tienes que ubicar el punto medio entre la cadera y tu última costilla flotante y medir justo por arriba del ombligo. Trata de relajarte respirando hondo y mide cuando sueltes el aire, no hagas trampa al meter la panza, y deja que la cinta te rodee convenientemente, sin apretar.
Ya no sólo por su efecto saciante sino porque necesitas beber agua porque luego la pierdes. Según los expertos de Vita Coco "El agua regula la temperatura, elimina toxinas, transporta oxígeno y nutrientes a las células, amortigua las articulaciones y proporciona protección a los tejidos del cuerpo y en el momento en que sientes sed, tu cuerpo ha perdido una media de más de medio litro de agua. En los meses más fríos consumir dos litros y medio de agua al día no siempre es fácil por lo que compaginar esta ingesta con el agua de coco o infusiones puede ser una buena idea para ayudarte a perder peso", aseguran. Además, distintos estudios aseguran que si bebes dos vasos antes de comer reducirá tu apetito y te ayudará a comer y a picar menos.
Muchas pacientes vienen a mi consulta quejándose de que ninguna dieta les funciona porque siempre se quedan con hambre. Y yo les explico que es normal que pasen hambre porque su estómago tiene problemas para pasar de una ración grande a una más pequeña. Les digo que piensen en su estómago como si fuera un globo. Si lo llenan con un poco de agua, cuando se vacía vuelve a su tamaño normal. Pero si lo llenan demasiado y de forma habitual se va estirando y al final la goma cede.
Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).
×