Si has decidido reducir tu peso porque tu médico te lo ha aconsejado o porque quieres cuidar tu salud, ya has dado un gran paso. Lo más recomendable es que acudas a un nutricionista para adelgazar de forma eficaz y saludable. Además te ayudará a cambiar tus hábitos alimentarios. Es importante estar motivado para llevar a cabo esta tarea. Se necesita voluntad y determinación. Pero es posible, y con ayuda, es más fácil.
Si te preguntas el porqué esto afecta más a los hombres que a las mujeres, la respuesta es que tenemos patrones diferentes de almacenamiento de grasa. Las mujeres almacenan más grasa debajo de la piel y esa generalmente se va a las caderas, a los brazos y a los muslos (forma de pera). Como los hombres almacenan menos grasa debajo de la piel pues esta se va derechito a su estomago (forma de manzana).
El segundo alimento con el que debes andar de puntitas son los frutos secos ya que también tienen una importante cantidad de carbohidratos, y es muy fácil disparar tu insulina si comes grandes cantidades. Si tienes la necesidad llevar una dieta estricta libre de carbohidratos debes tener en cuenta que del 10-15%  de los cacahuates son carbohidratos. Así que para no sobrepasar tu cuota diaria podrías comer 100 gramos, lo que sucede en un segundo.
"A menudo caemos en la trampa de pensar que para hacer ejercicio tenemos que seguir una serie de pasos algo tediosos: conducir hasta el gimnasio, cambiarnos de ropa, caminar en una cinta de correr durante media hora, ducharnos, cambiarnos otra vez de ropa y luego regresar en coche hasta casa. En realidad, caminar por el parque, subir un tramo de escaleras o hacer algunos ejercicios destinados a perder peso son las formas más efectivas de conseguir nuestros objetivos", afirma.
6. Yoga. Sí, adelgaza y tonifica los músculos, flexibilizándolos y alargándolos. A pesar de que la cantidad de calorías que se eliminan por sesión no es comparable al del resto de actividades anteriores, las variedades más físicas -tipo vinyasa- o aquellas que se practican con temperaturas altas hacen de esta disciplina una elección ideal para los más ZEN.
La grasa del vientre es sobre todo saturada, asegura un estudio sueco de 2014 recogido por 'Prevention'. Cuando los sujetos del estudio comieron 750 calorías más a diario durante siete semanas, en forma de aceite de palma (saturado) o de girasol (poliinsaturados). ¿Resultado? El primer grupo ganó más grasa visceral, mientras que el segundo ganó más masa muscular y menos grasa corporal. Ya sabes: di sí a las grasas poliinsaturadas, que puedes encontrar en nueces, semillas y pescado. Adelgazar comiendo, ¿que más puedes pedir?
La mejor manera de perder peso y no volver a aumentar es adoptando un estilo de vida saludable y sustentable a través del tiempo. Si haces una dieta relámpago y pierdes peso rápidamente, existe una gran posibilidad de que pierdas mayormente líquidos y que los recuperes (y con revancha) una vez que vuelvas a comer normalmente. Desafortunadamente, sin embargo, muchos de nosotros posponemos nuestros objetivos de pérdida de peso hasta que estamos presionados por el tiempo, ya sea para una boda, un viaje a las Bahamas o un encuentro de la preparatoria. Es entonces cuando buscamos maneras desesperadas de adelgazar a último minuto. Sea cual sea tu razón para hacer una dieta relámpago, este artículo te mostrará lo que debes hacer para perder los kilos lo más rápido posible.
Hay que tenerle respeto a las nueces. La verdad es que son adictivas y muchas veces no las podemos dejar de comer hasta ya no hay más. Lo malo es que muy pocas veces valoramos si las estamos comiendo por hambre o por inercia. Así que aquí te va un consejo: está comprobado que la sal te incita a comer más, así que prefiere las nueces sin este condimento para botanear. Otro consejo: evita llevar toda la bolsa al sofá, preferiblemente pon unas poquitas en un tazón y antes de levantarte considera si necesitas en verdad ir por más. Recuerda que siempre te acabas todas las nueces que tienes a la mano tengas hambre o no.
Mi experiencia con Alimmenta ha sido vía Skype, ya que resido en Suiza. Quería compaginar una alimentación saludable con mi ritmo de vida. Soy enfermera y trabajo en turno de mañana, tarde y noche. Las consultas con Adriana han sido siempre según mi horario de trabajo y me han ayudado no solo a bajar de peso, sino también a integrar una nutrición y estilo de vida saludables con un trabajo con ya de por sí mucho estrés. Sus propuestas de menús y recetas han hecho que las consultas también sirvieran para mi pareja y no tener que hacer dos comidas distintas, ya que se basan en alimentos de todos los grupos, cocinados de forma creativa y sana. Además, todo esto ha traído de la mano una nueva motivación para hacer deporte , ya que siento mi cuerpo menos pesado y con más energía! Estoy muy contenta con mi experiencia vía Skype. 🙂 Me ha aportado libertad de horarios y un seguimiento cercano y profesional. Gracias Adriana! 🙂
Es más aconsejable empezar reduciendo poco a poco la ingesta de calorías para que el organismo se vaya acostumbrando y el estómago se vaya cerrando poco a poco, ya que si lo hacemos de golpe lo único que conseguiremos es aumentar el nivel de ansiedad y comer a destiempo y mal; por ello la dieta militar es tan efectiva, porque poco a poco acostumbra al organismo a comer menos.
Hola tengo 19 años siempre he estado delgado pero desde hace 1 año llevo una vida sedentaria que me ha exo ponerme bastante fofo, con mucha grasa en el vientre quiero apuntarme al gyn y me gustaria saber que dieta puedo hacer para quemarla y que ejercicios me recomendarian, ya que estoy dispuesto a sacrificarme con dieta y quiero lograr mi objetivo, un saludo 😉
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×