Como vemos, no todos los hidratos son iguales. Y no es lo mismo comer unos que otros, sobre todo si tratamos de cuidarnos. Por eso es bueno diferenciarlos. Antes de entrar en materia, hemos de recalcar que Roussel no recomienda cortar de raíz el consumo de ningún grupo porque, aunque adelgacemos mucho las primeras semanas si nos alejamos del grupo 1, por ejemplo, y limitamos nuestro menú en base a los grupos 5 y 6, "nos cansaremos muy pronto" y abandonaremos, asegura en 'Men's Health'.
Es algo normal sobre todo en mujeres, nuestro metabolismo hace que tendamos a almacenar grasa en esta zona, así como esos líquidos que no depuramos correctamente. Desde ya estoy sintiendo el efecto de tus ejercicios. Uno de estos anti nutrientes es llamado fitatos, el cual bloquea la absorción de ciertos minerales en tu cuerpo como el zinc, el hierro, el manganeso y el calcio si consumes demasiado de él.
Es más aconsejable empezar reduciendo poco a poco la ingesta de calorías para que el organismo se vaya acostumbrando y el estómago se vaya cerrando poco a poco, ya que si lo hacemos de golpe lo único que conseguiremos es aumentar el nivel de ansiedad y comer a destiempo y mal; por ello la dieta militar es tan efectiva, porque poco a poco acostumbra al organismo a comer menos.
Verdad: Una ración de un alimento bajo en grasa o sin grasa puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa. Sin embargo, hay muchos alimentos procesados que son bajos en grasa o sin grasa pero que tienen igual o más calorías que el mismo alimento con la cantidad completa de grasa. A estos alimentos a veces les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura después de haber eliminado la grasa. Esto le añade calorías al alimento.
Deja las bebidas azucaradas. Bebe jugos bajos en calorías 100% de fruta natural, agua mineral o agua pura, en lugar de bebidas gaseosas, bebidas energéticas, cafés con saborizantes y martinis. Reducir las calorías con sustitutos puede ser mucho más fácil de lo que crees. Por ejemplo: un café con leche por la mañana puede contener 500 calorías. Dado que ½ kg (1 libra) de grasa corporal (que se suba o se pierda) equivale aproximadamente a 3500 calorías, si sustituyes esa rica bebida por café negro, puedes perder ½ kg (1 libra) a la semana.[16]
Considera la dieta HCG. Advertencia: Las inyecciones de HGC no tienen apoyo de evidencia cientiífica, y pueden ser peligrosas para la salud.[11] Esta es una dieta muy polémica que combina inyecciones o suplementos de HCG (gonadotropina coriónica humana) con un consumo de calorías rigurosamente restringido. Para la mayoría de las personas, basta con restringir las calorías (solo 500 a 800 calorías por día) para promover la pérdida de peso. Esta cantidad de calorías es significativamente menor que la cantidad recomendada de calorías diarias, incluso para las personas que intentan bajar de peso. Las dosis de HCG se suministran a través de inyecciones o en forma de gotas.[12]
Más variedad de cocciones. Ya puedes cocinar a la plancha, pero procurando que los alimentos no queden muy tostados, para seguir controlando el estímulo que hace que el cerebro reclame más comida. Para ello, pon el fuego fuerte al principio, hazlos un poco por los dos lados y, antes de que se doren, bájalo y acaba la cocción. También puedes cocer al horno regando los alimentos con sus jugos o con caldo de verduras, para que queden tiernos. También puedes incorporar nuevas cocciones, como el wok, pero sigue siendo recomendable no dejarlo demasiado crujiente. Para no añadir más aceite, riega el wok con caldo vegetal.

Los primeros son cremas o caldos de verdura. Verduras permitidas: calabacín, espárrago, acelga, espinaca, brócoli, pimiento y setas. Para batidos: apio, pepino, rábano, zanahoria, remolacha.... Las cremas de verduras hazlas con un sofrito ligero de cebolla (1 cuch. de aceite) y triturarlas poco para que haya algún tropezón que obligue a masticar un poco y tomarlas despacio.
Restringir alimentos: prohibir ciertos alimentos en la dieta hará que aumente la ansiedad.Para adelgazar no hay que dejar de comer ciertas cosas. Darse un capricho de vez en cuando, lógicamente no todos los días, ayuda a seguir con la dieta. Procura que sea sano y con pocas calorías. Si te gusta el chocolate, mejor negro. Una onza de chocolate negro con un 70% de caco es un dulce placer que aporta antioxidantes y no engorda.

Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).
×