Cuando fui a visitarme con la dietista, solo quería bajar un poco de barriga, pero ella me explicó que bajar la cintura a menos de 94 cm lograría mejorar mi analítica (colesterol y triglicéridos), la tensión arterial y disminuir el riesgo cardiovascular y entonces entendí la importancia de comer bien. Así que ahora sigo sus pautas y creo realmente que he logrado cambiar de hábitos. Además, tengo menos acidez y mejores digestiones. Gracias, Marisa.

Evita el alcohol. Tu cuerpo almacena el alcohol en forma de grasa. Éste también detiene el metabolismo de la grasa hasta que pueda ser eliminado del cuerpo por el hígado. Dado que tu hígado es instrumental en el proceso de quema de grasa, no puede procesarla mientras está ocupado limpiando el alcohol de tu cuerpo. Además, cualquier comida que comas, al mismo tiempo que consumes alcohol será almacenada como grasa hasta que el hígado puede eliminar el alcohol y retomar su responsabilidad en la quema de grasa.


La falta de sueño reduce el nivel de la hormona leptina y aumenta la hormona grelina que en situaciones normales es la encargada de estimular el hambre porque estimula el apetito. El hecho es que la ghrelina es también una hormona indispensable para mantenernos despiertos. De ahí que las personas que duermen poco o los trabajadores en turnos de noche suelen tener más apetito.
Ya estamos disfrutando de buen clima y estamos entrando en pánico porque todavía no hemos bajado el peso que queremos para lucir cuerpazo de verano. ¡Pero, cero pánico! Todo tiene solución… Controlar el apetito es muy importante si queremos lograr bajar de peso y llevar un estilo de vida más saludable. Para lograr esto existen suplementos que controlan esa horrible y desesperante ansiedad, que queman grasa y que aceleran el metabolismo, para darte una ayudadita y que son excelentes opciones que no son invasivas para nuestro organismo. Entre esos suplementos puedes encontrar las gotas. Mira estas opciones de gotas para controlar el apetito y poder bajar de peso fácilmente.
Pequeños cambios en las raciones. En los menús aumenta la cantidad de pan, arroz, pasta y legumbres que puedes tomar y baja la de pescado y carne. Este ajuste en las raciones está pensado en equilibrar la dieta para que sea la base de tu alimentación en el futuro. Durante las primeras fases, como son más restrictivas, el consumo de proteína (carne, pescado) es mayor para mantener el tono muscular.
×