Como ves, conseguir un vientre plano no es imposible y solo precisa mucha constancia y paciencia. Ten en cuenta que los resultados no son inmediatos y que debes ser constante con tus rutinas y buenos hábitos para conseguir los propósitos deseados. Lo mejor de todo es que estos tres simples pasos también te ayudarán a mejorar tu calidad de vida y a sentirte mejor.
Consejo: Si usted decide seguir un plan de alimentación vegetariana, asegúrese de ingerir los nutrientes que normalmente obtiene de los productos de animales como quesos, huevos, carne y leche. En la tabla a continuación, encontrará una lista de los nutrientes que pueden faltar en una dieta vegetariana con algunas comidas y bebidas que tal vez le ayuden a llenar sus necesidades para esos nutrientes.
Es posible que las personas que comen granos enteros como parte de una dieta saludable reduzcan sus posibilidades de desarrollar algunas enfermedades crónicas. Las pautas dietéticas del gobierno sugieren que la mitad de los granos que usted consuma sean integrales. Por ejemplo, seleccione el pan que tenga el 100 por ciento de harina de trigo integral en lugar del pan blanco, y arroz moreno en lugar de arroz blanco. En la sección de Información adicional al final de esta hoja se ofrecen vínculos útiles a estas pautas y al sitio web MiPlato, que proporciona información, sugerencias prácticas y herramientas para comer de forma saludable.
En primer lugar, y como ya hemos comentado, la piña es un producto diurético y como tal nos ayudará a deshincharnos. Por un lado, lo hará de forma rápida, ya que su principal misión es eliminar la retención de líquidos, pero por otro lado, tenemos que ser conscientes de que lo hará de forma momentánea. Pues una vez finalizada la dieta de la piña y volvamos a nuestra alimentación habitual, recuperaremos el peso perdido puesto que lo eliminado ha sido en su mayoría líquidos. Así que por favor, no esperéis que se cumpla el milagro de quedaros con esos kilos de menos de por vida, porque los milagros no existen.
Medir tu pérdida de peso es más complicado de lo que realmente crees. Para tener éxito no solo debes pensar en la pérdida con base a kilos. Centrarse solo en este tipo de avance muchas veces puede ser engañoso y sin duda te causara ansiedad innecesaria y por si esto fuera poco es una de las principales razones por las que una persona abandona su dieta. Así que no te deshagas de tu báscula pero no creas fervientemente en ella.

Cambia tu dieta. Es importante ajustar tus hábitos alimenticios a tu régimen de entrenamiento. Come más proteínas, como carne de ave magra o pescado, así como vegetales de hojas verdes, como la lechuga o espinaca romana. La proteína adicional ayudará a construir y fortalecer los músculos más rápidamente. Suspende los carbohidratos como el arroz, pan, pasta o harina. Los hidratos de carbono tienden a contener el exceso de calorías vacías que se añaden a tu grasa corporal sin proporcionar nutrientes importantes para tu salud. No consumir carbohidratos junto con tu plan de ejercicio te ayudará a quemar la grasa abdominal rápidamente.
Es algo normal sobre todo en mujeres, nuestro metabolismo hace que tendamos a almacenar grasa en esta zona, así como esos líquidos que no depuramos correctamente. Desde ya estoy sintiendo el efecto de tus ejercicios. Uno de estos anti nutrientes es llamado fitatos, el cual bloquea la absorción de ciertos minerales en tu cuerpo como el zinc, el hierro, el manganeso y el calcio si consumes demasiado de él.

Como podemos ver en la imagen el primer día el desayuno consta de un zumo de pomelo o naranja, un café (que podemos acompañar con leche) y una tostada con mantequilla de cacahuete, algo muy utilizado en EE.UU y que nos aporta grasas saludables; eso sí si se trata de mantequilla de cacahuete sin azúcares. Para la hora de la comida tomaremos un café junto con dos rebanadas de pan con atún al natural en lata. Este tipo de comidas suelen hacerlas los soldados fuera de la base, por ello son comidas rápidas o tentempiés. En la cena tomaremos un filete de carne roja acompañado de judías verdes cocidas y una pieza de fruta.


Cuando se está durante el proceso de pérdida de peso es posible que el médico o el nutricionista indique, además de la alimentación saludable y de la pérdida de ejercicio, la ingesta de algún medicamento o remedio natural que ayuden a acelerar el metabolismo, quemar la grasa acumulada, inhibir la absorción de grasa en el intestino, disminuir el apetito, controlar la ansiedad o a combatir la retención de líquido. 

El agua de frutas se sugiere como una forma de hidratarse y además, beneficiarse de todas las propiedades que aportan las frutas.  Las que debes tener en la lista son: uva, pera, melón, sandía, manzana, frutos rojos, piña, ciruelas, etc. En cuanto a los vegetales, elige los que son verdes, también puedes consumir espárragos, alcachofa, betabel, zanahoria, entre otras. Sus propiedades ayudarán a limpiar al organismo y así bajar de peso.

Más variedad de cocciones. Ya puedes cocinar a la plancha, pero procurando que los alimentos no queden muy tostados, para seguir controlando el estímulo que hace que el cerebro reclame más comida. Para ello, pon el fuego fuerte al principio, hazlos un poco por los dos lados y, antes de que se doren, bájalo y acaba la cocción. También puedes cocer al horno regando los alimentos con sus jugos o con caldo de verduras, para que queden tiernos. También puedes incorporar nuevas cocciones, como el wok, pero sigue siendo recomendable no dejarlo demasiado crujiente. Para no añadir más aceite, riega el wok con caldo vegetal.

Primero de todo, no te agobies y sobre todo no trates de perder el peso que necesitas de manera poco saludable. Recuerda que muchas “dietas milagro” que te prometen mucha pérdida de peso en poco tiempo, generan efectos perjudiciales en tu organismo, además de producir un efecto rebote una vez finalizadas. Por ejemplo es común en esos casos hacer dieta en esta época del año y luego recuperar todo el peso perdido e incluso incrementarlo más durante las vacaciones de agosto. Mi intención es que pierdas esos kilos que te sobran de manera saludable.
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×