La grasa del vientre es sobre todo saturada, asegura un estudio sueco de 2014 recogido por 'Prevention'. Cuando los sujetos del estudio comieron 750 calorías más a diario durante siete semanas, en forma de aceite de palma (saturado) o de girasol (poliinsaturados). ¿Resultado? El primer grupo ganó más grasa visceral, mientras que el segundo ganó más masa muscular y menos grasa corporal. Ya sabes: di sí a las grasas poliinsaturadas, que puedes encontrar en nueces, semillas y pescado. Adelgazar comiendo, ¿que más puedes pedir?
“En ambos grupos pusimos énfasis en que queríamos que consumieran alimentos de alta calidad”, explicó Gardner. “Les dijimos que queríamos que redujeran su consumo de azúcar añadida y de granos refinados y que comieran más verduras y alimentos no procesados. Les dijimos: ‘No compres un pastelillo reducido en grasa solo porque dice que es reducido en grasa. Y no compres las papas fritas reducidas en carbohidratos… porque siguen siendo papas fritas, y eso es engañar al sistema’”.
Algunas dietas de moda no son saludables y no proveen todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Además, si pierde más de 3 libras (casi 1½ kilos) a la semana por varias semanas, puede aumentar la posibilidad de que desarrolle cálculos biliares (masas de material sólido en la vesícula biliar que pueden ser dolorosas). Si sigue una dieta de menos de 800 calorías al día por largo tiempo, puede llegar a tener problemas graves del corazón.

El té verde posee propiedades termogénicas, acelerando el metabolismo y favoreciendo al proceso para quemar grasa corporal. Puede ser consumido en forma de cápsulas o de té, preferiblemente debe ser tomado bajo la orientación de un médico o un nutricionista. Para prepararlo solo se necesita agregar 1 cucharada de té verde a 1 taza de agua hirviendo, dejándolo reposar durante 10 minutos. Conoce todos los beneficios del té verde aquí.


¿Qué sucede cuando llega la hora de comida y en verdad no tienes hambre? Pues no comas. No pasa nada. Con una dieta baja en carbohidratos la meta es comer cuando tienes hambre. Si tu cuerpo no necesita alimento pues no te lo pide.  Nada demora más la pérdida de peso que comer lo que no necesitas. Si todavía hay dudas al respecto repasa el punto número 2 de nuevo.
Yo sé que cada fin de semana te arrepientes del helado, el chocolate o el taco que comiste en la esquina. ¿Sí o no? Es que ver a todos en playa nos da envidia, porque tenemos esos rollitos de más y aunque hemos intentando hacer mil y un ejercicios, no somos constantes. Seamos sinceros. Hoy te presentamos una alternativa diferente, unos tips que ayudarán a quemar esa grasa acumulada en tu abdomen.
Por fin, una página que no dice mentiras, y que no busca vender píldoras, ni dietas, ni fórmulas mágicas, realmente es solo la alimentación, y la actividad física claro está. He comprobado en el pasado que todo lo escrito aquí es verdad, ya que sin yo querer dos médicos me pusieron a dieta forzosa por cuestiones de salud, y recuerdo que lo que comía era justo como lo que se describe en este artículo (yo nunca había hecho una dieta antes en mi vida), y efectivamente: di un bajón de peso, a pesar de que yo era delgada, bajé mucho de peso, y sí, sucedió solo en un par de semanas, ni siquiera pasó mucho tiempo cuando noté que mis pantalones ya me quedaban grandes y mi cintura se afinaba más. Si a mí que soy delgada y no necesitaba bajar kilos de peso me hizo adelgazar, cuánto más le beneficiará a alguien que si necesita perder unos kilos que tenga de más. Felicidades a la autora! y ojalá siga habiendo gente buena como Ud., que busca dar información certera y no engañar a la gente con información de dietas milagro. Enhorabuena !

Prueba la dieta del ayuno intermitente. La dieta de ayuno intermitente se ha convertido recientemente en una dieta relámpago muy importante. La idea detrás de esta dieta es que el cuerpo fue diseñado para pasar tanto por momentos de abundancia como por momentos de escasez. Por eso, de vez en cuando hay que imitar la parte de escasez. Para esta dieta, durante dos días a la semana hay que ingerir solo 500 calorías (si eres mujer) o 600 (si eres hombre). En los días de ayuno, se deben comer solo vegetales, semillas, legumbres y un poco de fruta.[10]


Realiza entrenamiento con intervalos de alta intensidad o HIIT. Éste es un método de entrenamiento donde realizas un ejercicio aeróbico, como trotar, pero le añades un giro. Por ejemplo, después del estiramiento y calentamiento, empiezas trotando aproximadamente al 50 por ciento del esfuerzo por 30 segundos. Una vez que han pasado los 30 segundos, corres tan rápido como puedas durante otros 30 segundos. Después de estar corriendo durante 30 segundos, vuelves a tu ritmo de trote por otros 30 segundos. Repite este proceso hasta que hayas trotado y corrido cinco veces. Después de la quinta sesión de correr, trota durante otros 30 segundos, luego camina cinco minutos para dejar que tus músculos se enfríen correctamente. HIIT difiere del ejercicio regular, ya que aumentará tu metabolismo y lo mantendrá elevado durante varias horas, lo cual quema más grasa durante todo el día. Trata de hacer tu HIIT por la mañana diariamente para quemar grasa todo el día.
Algunas dietas de moda no son saludables y no proveen todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Además, si pierde más de 3 libras (casi 1½ kilos) a la semana por varias semanas, puede aumentar la posibilidad de que desarrolle cálculos biliares (masas de material sólido en la vesícula biliar que pueden ser dolorosas). Si sigue una dieta de menos de 800 calorías al día por largo tiempo, puede llegar a tener problemas graves del corazón.
Verdad: Hacer actividades que ayudan a fortalecer los músculos regularmente puede ayudarle a quemar más calorías. Para fortalecer los músculos, puede levantar pesas, utilizar bandas de goma o ligas grandes de resistencia, hacer flexiones o abdominales, o hacer quehaceres domésticos o tareas de jardinería que le hagan levantar algo o cavar. Hacer actividades de fortalecimiento 2 ó 3 días a la semana, no le hará "demasiado musculoso". Solamente el entrenamiento intenso para endurecer los músculos, combinado con la genética (los genes heredados de los padres), logran formar músculos muy grandes.
Ni milagros, ni prisas. El secreto para perder esos cinco kilos y no recuperarlos multiplicados por dos cuando llegue el efecto rebote lo tiene María Amaro, experta en nutrición de la Clínica Feel Good (Madrid). "Se debe aumentar la ingesta de proteínas fundamentalmente en el desayuno y la cena. ¿Por qué? Porque éstas modifican la manera en que se utilizan las calorías ingeridas en nuestro cuerpo, almacenándolas en forma de músculo y no de grasa. Las mejores son el huevo, las carnes magras y los pescados blancos que son diuréticos e hipocalóricos", explica.
El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Intenta hacer la dieta del agua. Esta dieta no consiste en beber solo agua. Continúa comiendo saludablemente. Si bebes solo agua puede ser peligroso y hay riesgo de subir aún más de peso de agua y relentizar tu metabolismo.[9] Esta dieta consiste en beber un total diario de aproximadamente 8 tazas (64 oz) de agua fría, a intervalos regulares durante todo el día. Bebe 1 vaso de agua antes de cada comida para contener el apetito. Esto te ayudará a crear el hábito de limitar las porciones de alimentos que consumes en cada comida. El agua hará que te sientas lleno antes de una comida, lo que te ayudará a consumir menos calorías.
Aunque te cueste trabajo creerlo, las especias son un gran apoyo en la dieta y contribuyen a la pérdida de peso. Especias populares como la canela, el jengibre o la pimienta de cayena nos permiten activar el metabolismo y le aportan otros grandes beneficios a la salud. Además, ayudan a disminuir los niveles de azúcar en la sangre para evitar la diabetes.
Decimos que la grasa abdominal es la más difícil de eliminar, ya que esta zona de nuestro cuerpo es la que más tiende a acumular grasa. Por tanto, un simple descuido, un antojo o cualquier otro inconveniente pueden acabar con semanas e incluso meses de esfuerzo. Por esta razón, debemos ser muy comprometidas con la dieta y seguir varios consejos para lograr los resultados deseados.
Como cualquier cosa que quieras durante tu período de 4 a 10 horas Generalmente la mayoría de las dietas te dicen: Incrementar el consumo de frutas y verduras Una buena dieta para tener un vientre plano y bajar de peso debe incluir una cantidad importante de frutas y verduras. Comienza tu ayuno de 14 horas Muestra de un horario de ayuno de 15 horas Noche del Domingo a las 8pm: Noche del Domingo a las 11pm: Siempre pide remplazar las papas fritas que acompañan la mayoría de los platillos por verduras, fruta, o ensalada.
Una vez que estás segura de que quieres hacer dieta, recuerda que para conseguir unos resultados rápidos y duraderos es indispensable combinarla con un programa de bienestar general que incluya un estilo de vida más dinámico. Procura emplear tu tiempo libre en realizar actividades; el ejercicio es fundamental para ayudarte a perder grasa y mantener el tono muscular.
×