English: Lose Weight Fast, Français: perdre rapidement du poids, Deutsch: Schnell abnehmen, Português: Perder Peso Rapidamente, Русский: быстро похудеть, 中文: 快速减肥, Nederlands: Snel afvallen, Čeština: Jak rychle zhubnout, 日本語: すぐに体重を落とす, Bahasa Indonesia: Cepat Menurunkan Berat Badan, Italiano: Perdere Peso Velocemente, हिन्दी: तेजी से वजन घटाएं, العربية: إنقاص وزنك سريعًا, 한국어: 빨리 체중감량하는 방법, Tiếng Việt: Giảm cân Nhanh, ไทย: ลดน้ำหนักให้ได้ผลเร็ว
Los investigadores seleccionaron adultos del área de la bahía de San Francisco y los dividieron en dos grupos llamados “saludable” reducido en carbohidratos y “saludable” reducido en grasas. Los participantes de ambos grupos tomaron clases con nutricionistas que los capacitaron para consumir alimentos con un alto valor nutricional, poco procesados y, siempre que fuera posible, cocinados en casa.
Asimismo, hay que hacer ejercicios que fortalezcan para los huesos. Un buen ejemplo son los saltos. “Lo ideal es correr, hacer ejercicios con step, saltar a la comba, hacer pequeñas sentadillas con salto o zancadas también con salto”, dice este experto. Algo que, en general, se desconoce es que “a partir de esta edad la mujer tiene que ir reduciendo los ejercicios cardiovasculares, ya que su exceso conlleva una pérdida de masa muscular y ósea. Por ejemplo, se pueden hacer 3 o 4 días de ejercicios de fuerza a la semana y 1 o 2 de cardiovascular”.
Si estás leyendo este punto, es claro que se te dificulta perder peso. Evita los edulcorantes aún más que los azucares, que ya es mucho decir. Te servirá saber que sufrirás unos pocos días, pero al desintoxicar tu organismo empezarás a disfrutar la dulzura natural de los alimentos. Recuerda que no es que la comida real no tenga un sabor dulce, sino que tu paladar está embotado con alimentos híper-azucarados.
Para poder llevar a cabo la dieta tienes que tener siempre en casa frutas y verduras. Lo ideal es que compres al menos una vez a la semana frutas y verduras frescas variadas (para ensaladas, cremas de verduras, saltearlas, para hervir…). Y por si la semana se te complica y no tienes tiempo, siempre va bien tener en casa conservas de verduras como espárragos o alcachofas que te solucionan una cena.
Estos alimentos se deben consumir diariamente a lo largo del día, en conjunto con una alimentación equilibrada baja en azúcares, dulces, grasas, frituras y alimentos procesados. Además de esto, se deben asociar a la practica regular de actividad física como por ejemplo caminar como mínimo 3 veces por semana durante 1 hora. Conozca cómo bajar de peso caminando. 
La grasa visceral cede con bastante facilidad al ejercicio aeróbico. Quemar calorías corriendo, montando en bicicleta, nadando... aumenta tu ritmo cardiaco y hace que pierdas peso. Un estudio de 2011 de Duke, publicado en el 'American Journal of Physiology', descubrió que lo ideal es correr 19 kilómetros por semana para decir adiós a la barriga para siempre.
Controlar el índice glucémico de los alimentos es una excelente forma de perder peso sin tener que tomar medicamentos y sin sentir hambre. El índice glucémico es la velocidad con que el azúcar o carbohidratos que contienen los alimentos llega a la sangre, por lo que consumir alimentos con bajo índice glucémico, por debajo de 55, ayuda a aumentar la sensación de saciedad, por lo que progresivamente se van disminuyendo las porciones y favorece a la pérdida de peso. 

DESAYUNO Café con leche desnatada sin azúcar. Pan con tomate y sal. Café con leche desnatada sin azúcar. Pan con pechuga de pavo. 2 yogures desnatados con 3 cucharadas soperas de muesli. 200 ml de leche desnatada con 30g de copos de avena. Té con leche desnatada sin azúcar. Pan con jamón york. Tostada de pan integral con queso fresco 0% y mermelada sin azúcar añadido. Zumo de naranja natural. Pan integral con 1 huevo revuelto.


Al cumplir los 30 empieza a haber una preocupación por la salud porque debutan algunos signos de envejecimiento (como las arrugas o la caída del pelo). Isidro menciona que “lo positivo es que la gente va concienciándose de que hay que cuidarse. Precisamente por eso hay menos prevalencia de obesidad en esta etapa de la vida. Por otro lado, los hábitos que no se modifican en esta etapa costará mucho modificarlos en el futuro”.
Se trata de un ejercicio parecido a las sentadillas, pero con una única pierna. Partiendo de una postura erguida, desliza una de las piernas hacia delante hasta que la rodilla de la otra extremidad casi toque el suelo. La pierna que adelantes debe quedarse flexionada en, apróximadamente, 90 grados. Para cambiar de extremidad, da un salto al aire, llevando tu pie trasero hacia delante y el delantero hacia atrás.
×