En la década de los 40 años en la mujer aparece la menopausia y los problemas derivados del cambio hormonal que supone. En función del estado de cada fémina, tendrá que llevar a cabo un cambio nutricional, incorporando el calcio a su dieta. “Las mujeres con osteopenia no asimilan bien el calcio porque no tienen suficiente vitamina D3. Esta vitamina, además de estar presente en algunos alimentos, se encuentra en el sol. Por eso se recomienda hacer ejercicio al aire libre. Si no es posible, hay que empezar a tomar suplementos de vitamina D”, resume Isidro.
Tenemos la idea de que quienes eliminan más calorías de su alimentación logran bajar de peso más fácilmente. Aunque esto puede ser cierto al inicio, cuando nuestro cuerpo se da cuenta de que le damos menos calorías comienza a acumular grasa para incrementar sus reservas de energía. Por ello, comer más acelera tu metabolismo, siempre y cuando elijas alimentos sanos y que aporten nutrientes.

A los españoles les han engordado los años de recesión económica. La tasa de obesidad -índice de masa corporal superior a 30- aumentó desde un 16% en 2005 hasta un 20% en 2016. Hoy, seis de cada 10 ciudadanos de este país pesan más de lo que deberían y dos de ellos son obesos. Curiosamente, el mapa del sobrepeso ha girado, liderando Asturias y Galicia unas estadísticas que antes solían encabezar Canarias y Andalucía. Estos son algunos de los preocupantes datos recogidos en el estudio Epidemiología de la obesidad en España.
En primer lugar, y como ya hemos comentado, la piña es un producto diurético y como tal nos ayudará a deshincharnos. Por un lado, lo hará de forma rápida, ya que su principal misión es eliminar la retención de líquidos, pero por otro lado, tenemos que ser conscientes de que lo hará de forma momentánea. Pues una vez finalizada la dieta de la piña y volvamos a nuestra alimentación habitual, recuperaremos el peso perdido puesto que lo eliminado ha sido en su mayoría líquidos. Así que por favor, no esperéis que se cumpla el milagro de quedaros con esos kilos de menos de por vida, porque los milagros no existen.
Sabes que consumir proteínas​ es esencial para estar delgado y para perder grasa abdominal, pero sigues sin ingerir las suficientes. ¿Por qué sucede esto? Tu cuerpo comienza a producir más insulina a medida que envejece, ya que tus músculos y células de grasa no responden adecuadamente", explica Louis Aronne, director de la Clínica de Obesidad en Cornell. Y la insulina promueve el almacenamiento de grasa, especialmente alrededor de su vientre.

Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
×