A mi edad no es fácil bajar de peso. Uno baja fácil a los 15, a los 25, pero la dificultad para bajar de peso parece ser directamente proporcional a la edad. Y no es que yo sea viejita, no, claro que no, solo tengo 30 años, pero la verdad no tenía mucha ilusión de poder conseguirlo y ya lo había intentado con varios sistemas y dietas, sin que ninguno hubiera jamás resultado.
¿Está buscando un plan de dieta para bajar de peso en 2 semanas? ¿Has probado todo para perder peso pero no lo tienes? ¿Quieres bajar de peso rápidamente sin pastillas o drogas? Entonces has venido al lugar correcto. La Dieta de 2 Semanas es el plan de dieta perfecta que le ayuda a derretir toda su grasa corporal obstinada no deseada. En sólo 14 días se puede revertir completamente un año entero de mala alimentación y pereza. Este programa le ayuda a quemar grasa increíblemente de la manera más fácil posible. Contiene métodos científicamente probados que habían sido por muchos campeones, culturistas, celebridades y gurús de la aptitud. Combina técnicas poco conocidas que motivan a su cuerpo a derretir 8 a 16 libras de grasa corporal obstinada en sólo 2 semanas. Este sistema tiene la ciencia reciente detrás de nutricionistas y muchos de fitness y expertos médicos.

Hazte una limpieza a base de jugos. La mayoría de las limpiezas a base de jugos duran de 1 a 2 días. Tres días ya se considera un ayuno extremo. Este método también se conoce como la “dieta de Hollywood”. Hay muchos tipos diferentes de limpiezas a base de jugos. Sin embargo, el concepto principal es consumir únicamente jugos de frutas y vegetales crudos. La limpieza elimina las toxinas del organismo, lo que te ayudará a bajar de peso y hará que te sientas más alerta y saludable.[6]


Un importante culpable de tus problemas de sobrepeso es el cortisol, la hormona del estrés. Si tienes demasiado cortisol en tú cuerpo, aumentarán tus niveles de hambre, lo que te lleva a subir peso sin remedio. Las principales causas de que produzcas esta hormonal son el estrés crónico y/o la falta de sueño, y la medicación con cortisona. Toma cualquiera de las medidas que mencionamos en los puntos anteriores para darle una solución.
Utiliza cocciones sencillas y saludables: Las cocciones más adecuadas a utilizar son: a la plancha o parrilla, horno, en su jugo, microondas, hervido, salteado, rehogado o al papillote. Evita fritos y rebozados. Para darle sabor a tus platos, utiliza especias: tomillo, orégano, pimientas, nuez moscada, cominos, etc. Y también ajo, cebolla, limón, perejil, mostaza, vinagre. Modera el consumo de sal.
Para asegurar el gasto energético es imprescindible hacer ejercicio de forma habitual. Practica una actividad física cada día al menos durante media hora. Te ayudará a quemar calorías, controlar el estrés, subir el colesterol bueno (HDL) y reducir la grasa acumulada en tu cuerpo. Están especialmente indicados los deportes aeróbicos como la natación, el ciclismo o caminar a paso ligero media hora. El ejercicio ayuda a perder peso de forma saludable.
La falta de sueño reduce el nivel de la hormona leptina y aumenta la hormona grelina que en situaciones normales es la encargada de estimular el hambre porque estimula el apetito. El hecho es que la ghrelina es también una hormona indispensable para mantenernos despiertos. De ahí que las personas que duermen poco o los trabajadores en turnos de noche suelen tener más apetito.
Para conseguirlo, en la primera fase le daremos muy poco trabajo a tu estómago con alimentos muy fáciles de digerir (verduras en puré, pescado al vapor) y muchos de estos, además, se los daremos ya triturados. Casi como si estuvieran predigeridos. En las siguientes fases iremos recuperando poco a poco la alimentación normal, de forma que tu estómago se vaya acostumbrando poco a poco a cantidades menores.
No es una dieta especialmente muy baja en calorías, más bien el aporte calórico es medio, ya que las dietas muy bajas no son fáciles de llevar a cabo durante mucho tiempo. Además se ha acabado demostrando que el peso no se mantiene en cuanto empezamos a comer de forma habitual e ingerimos mayor número de calorías. Por ello, la dieta militar en la fase de control de la alimentación (3 días) tiene un consumo calórico diario de entre 1300 y 1400 kcal el primer día, 1200 calorías el segundo y 1100 kcal durante el tercer día.
Quiero contarles mi experiencia. Hace varios años que tenía problemas de sobrepeso y por intermedio de un compañero de trabajo conocí este metodo. Honestamente, produjo un importante cambio en mi manera de vivir, porque aprendí a que no se trata de dietas mágicas sino de aprender a comer sano y a cuidar la salud de manera integral. No solo es verse bien físicamente sino sentirse bien en todos los sentidos.
Lo que es peor es que algunas de las grasas contenidas dentro de ciertos alimentos chatarra en realidad puede hacer que su cuerpo anhele más alimentos. Esto sólo le hará más insalubre y con sobrepeso. Los efectos de estos antojos pueden durar días después de consumir la comida chatarra. Un buen ejemplo es mantener la comida chatarra fuera de su dieta tanto como sea posible.
Hazte una envoltura corporal caliente. Las envolturas corporales a base de calor son tal vez los tratamientos de spa más conocidos. Estas envolturas están diseñadas para desintoxicar el cuerpo y estimular la piel para que quede suave y tonificada. El calor y el masaje de la mayoría de los tratamientos térmicos o de vapor tienen como objetivo mejorar la circulación y ayudar al cuerpo a adelgazar rápidamente.
Intenta hacer la dieta del agua. Esta dieta no consiste en beber solo agua. Continúa comiendo saludablemente. Si bebes solo agua puede ser peligroso y hay riesgo de subir aún más de peso de agua y relentizar tu metabolismo.[9] Esta dieta consiste en beber un total diario de aproximadamente 8 tazas (64 oz) de agua fría, a intervalos regulares durante todo el día. Bebe 1 vaso de agua antes de cada comida para contener el apetito. Esto te ayudará a crear el hábito de limitar las porciones de alimentos que consumes en cada comida. El agua hará que te sientas lleno antes de una comida, lo que te ayudará a consumir menos calorías.
En una olla grande añade una cucharada de aceite de oliva, cuando esté caliente añade 3 dientes de ajo enteros y remueve para que no se quemen y se doren. Cuando estén doraditos añade las judías pintas (que previamente habrán estado en remojo un día), remueve unos minutos, añade agua (3 veces más que el peso de las judías) y 2 hojas de laurel. Tapa la olla y deja hervir hasta que estén cocidas.

Se ha comprobado que los ácidos grasos monoinsaturados reducen la grasa del vientre y puedes encontrarlos en aguacates, nueces, mantequilla natural, frutos secos, semillas y aceite de oliva. Solo debes tener en cuenta las cantidades que comes, ya que son altos en calorías. Asimismo, alimentos ricos en fibra como las peras, las bayas, los vegetales, los frijoles y los granos integrales tienen el mismo efecto. Además, te hacen sentir lleno por más tiempo, al igual que las grasas saludables, lo que te ayuda a consumir menos calorías diarias y a reducir tu grasa corporal en general.
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×