Si sientes efectos secundarios negativos ocasionados por la dieta o rutina de ejercicios, como mareos, náuseas, debilidad, dolor, vahídos, dolores de cabeza u otros síntomas, suspende el programa y vuelve a tu alimentación o actividades normales. Si sientes que el dolor o el malestar son graves o que tus síntomas son preocupantes, consulta a un profesional de la salud.
Si te preguntas el porqué esto afecta más a los hombres que a las mujeres, la respuesta es que tenemos patrones diferentes de almacenamiento de grasa. Las mujeres almacenan más grasa debajo de la piel y esa generalmente se va a las caderas, a los brazos y a los muslos (forma de pera). Como los hombres almacenan menos grasa debajo de la piel pues esta se va derechito a su estomago (forma de manzana).
Una de las formas más importantes de ayudar a que ocurra este proceso es reduciendo el estrés en su vida, porque el estrés hace que los niveles de cortisol aumenten. Cohen también habla detalladamente de un gran número de estrategias que ayudan a reducir los niveles de cortisol, como los siguientes. Para conocer más acerca de esto, por favor échele un vistazo al artículo publicado por Forbes:

DESAYUNO. "Té verde, yogur desnatado natural con fresas troceadas y una cucharada de avena y tortilla francesa. Diurético, laxante y antioxidante, el té ayuda a eliminar las grasas. Las fresas tienen un alto contenido de vitamina C, la cual ayuda en la producción de endorfinas. La avena combate el cansancio y el estrés. Los lácteos, ricos en vitaminas y minerales, aumentan la serotonina al ser ricos en aminoácidos".

Se trata de un ejercicio parecido a las sentadillas, pero con una única pierna. Partiendo de una postura erguida, desliza una de las piernas hacia delante hasta que la rodilla de la otra extremidad casi toque el suelo. La pierna que adelantes debe quedarse flexionada en, apróximadamente, 90 grados. Para cambiar de extremidad, da un salto al aire, llevando tu pie trasero hacia delante y el delantero hacia atrás.

×