Consejo: Seleccione los cortes de carne que tienen menos grasa y quíteles toda la grasa que vea. Los cortes de carne con menos grasa incluyen la pechuga de pollo ("chicken breast"), el lomo de cerdo ("pork loin"), el bistec de carne ("beef round steak") y la carne molida de res extra magra ("extra lean ground beef"). También debe fijarse en el tamaño de las porciones. Trate de comer la carne o el pollo en porciones de 3 onzas (unos 8.5 gramos) o menos.
Todo lo anterior no surtirá efecto (o no al nivel deseado) si no llevamos una alimentación adecuada. "Obviamente la dieta es fundamental, solo con el ejercicio, si comemos mal, puede ocurrir que no perdamos grasa", sentencia Merchán. Por tanto conviene recordar la conveniencia de suprimir alimentos procesados, ricos en azúcares simples y grasas saturadas e incrementar el consumo de proteínas, grasas insaturadas, hidratos de carbono de bajo índice glucémico, vitaminas, minerales y agua. En otras palabras: tomar las consabidas verduras, hortalizas, frutas, carnes blancas, pescados, huevos y frutos secos.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.

Lo que en realidad “para siempre” quiere decir es: para el resto de tu vida. ¿Cómo lo puedes lograr? Pues cambiando tus hábitos de aquí en adelante. No solo tú te beneficiaras, pues si haces de esto una forma de vida tus hijos nunca sufrirán de sobrepeso. ¡Para ellos será normal! Si pierdes peso y luego vuelves a hacer exactamente lo mismo que te hizo subir kilos… Bueno puedes imaginar lo que va a pasar. Olvidarte de tu yo gordito requiere de un cambio en tu vida. Lo siento, el camino más fácil casi siempre es el incorrecto. ¿Pero no vale la pena tomar el más difícil?


La nutricionista asegura que la clave para peder peso en tan solo 15 días es comer las cosas correctas y en seguir unos determinados tips y consejos para no fracasar por el camino. "Si haces tantos cambios como puedas en dos semanas, podrías perder hasta 5 kilos de peso, 2 de grasa y bajar centímetros de tus caderas, muslos y vientre en tiempo récord", afirma. Atento a sus consejos.
×