No te des un "homenaje" final. Está comprobado que con la excusa de que no te vas a pasar una temporada dieta te atracas la semana antes y subes hasta 3 kilos. No te agobies, porque con esta dieta no estás renunciando a nada, en poco tiempo podrás volver a comer aquello que te gusta, como chocolate, paella o tarta. Eso sí, al final de la dieta, tu estómago pedirá ya solo media ración.
Siguiendo con la nutrición para hombres y mujeres, el miembro de la Seedo aconseja subir un punto más el consumo de proteínas. En concreto, en cada década de la vida hay que incrementar entre 0,2 y 0,4 gramos por cada kilogramo de peso la ingesta proteica. Un desayuno muy rico en proteínas podría ser una tortilla con una tostada de pan integral, en lugar de basar la primera comida del día en los hidratos de carbono.
Incluye el entrenamiento de fuerza en tu programa de ejercicios, especialmente el levantamiento de pesas, por lo menos tres veces a la semana. Si tu objetivo es quemar grasa, procura centrarte en movimientos de cuerpo completo, o que involucren una gran cantidad de músculos. Según un estudio publicado en Obesity, hacer pesas es tanto o más importante que el ejercicio cardiovascular para perder peso.

Esto se aplica a las mujeres también, pero nos dirigimos a ellos porque toman más cerveza en promedio. ¿Pero porque tenemos que olvidarla? En algunos lugares se le llama pan líquido, no necesitamos explicar más. “La pancita cervecera” es el resultado de los carbohidratos que contiene esta bebida y como ya sabes al tener carbohidratos en el cuerpo la insulina prefiere quemarlos a estos  en vez de a la grasita.
Recuerda que para bajar de peso, debes gastar (en inglés) más calorías de las que consume. Para perder entre 1 y 2 libras por semana (una libra equivale a 3,500 calorías) necesitarás reducir tu consumo calórico en 500-1000 calorías por día. Para ello, es importante que conozcas las calorías que contienen algunos alimentos, que puedes calcular en webs como Calorie Count.
Haz la dieta paleolítica. Hace muchísimos años, cuando los hombres de las cavernas todavía dominaban la tierra, no tenían tiempo para hornear bizcochos o freír papas. La dieta paleolítica busca recrear la misma dieta que nuestros primeros ancestros comieron, afirmando que nuestros organismos no están hechos para los ingredientes modernos y los estilos de cocina. En esta dieta hay que comer carne, verduras, frutas y otros alimentos que estaban disponibles en ese entonces y evitar cualquier alimento que la gente paleolítica no tenía.
Sabes que consumir proteínas​ es esencial para estar delgado y para perder grasa abdominal, pero sigues sin ingerir las suficientes. ¿Por qué sucede esto? Tu cuerpo comienza a producir más insulina a medida que envejece, ya que tus músculos y células de grasa no responden adecuadamente", explica Louis Aronne, director de la Clínica de Obesidad en Cornell. Y la insulina promueve el almacenamiento de grasa, especialmente alrededor de su vientre.

Bebe 1’5 litros de agua diarios y evita alcohol, refrescos y zumos. La hidratación debes realizarla básicamente con agua. Evita la bebidas azucaradas, refrescos, zumos envasados y alcohol, que no dejan de ser un gran aporte de calorías y azúcares. Ocasionalmente podrías consumir un refresco light, pero hay otras opciones más saludables, como un té frío, agua con gas…


Lo que es peor, aumentan el apetito y provocan antojo de alimentos dulces. Además de que como las personas creen que ya están haciendo algo favorable para bajar de peso, se dan uno o dos regalitos de azúcar sin sentirse tan culpables. Otra razón para no creer en la publicidad. Si dejas de beber productos que contengan edulcorantes y los cambias por agua bajarás dramáticamente de peso y eso sí está corroborado.
Date el gusto con actividades placenteras que no sean comer. La forma más efectiva de hacer dieta es mantenerse distraída y ocupada para que no estés todo el tiempo pensando en la comida (o la falta de ella). Organiza planes con amigos, focalízate en tus pasatiempos, toma un baño caliente, mira tu película o programa de televisión favoritos, lee un libro, ve a nadar, etc.
5. Bicicleta indoor: Es uno de los ejercicios cardiovasculares que más adelgazan sin impacto para las articulaciones. Modalidades como el Sufferfest, que acaba de traer a España el gimnasio David Lloyd de Aravaca (Madrid) permite deshacerse de unas 500 calorías por hora. ¿Qué tiene de diferente este método? Logra que los que lo practiquen se adentren de forma virtual en las pruebas ciclistas más importantes del mundo, alcanzando unos niveles máximos de motivación y rendimiento deportivo.
Lo malo es que hay un pero. Debes saber que cuando tomas estos suplementos aumentas las posibilidades, después de años, de sufrir cáncer de próstata (en hombres) y de cáncer de mama (en mujeres). Seamos sinceros, si rondas en los 70 deberías preocuparte más por tener un estilo de vida saludable que te mantenga activo física y mentalmente por más tiempo que verte como un chico de 20. Piénsalo.
La estrategia sirvió tanto para las personas que seguían dietas reducidas en grasas como para las que seguían dietas reducidas en carbohidratos. Y en su éxito no parecía influir la genética o la respuesta de sus niveles de insulina a los carbohidratos, un hallazgo que pone en duda la idea, cada vez más popular, de que las dietas se deben recomendar a las personas con base en su composición genética o en su tolerancia a los carbohidratos o grasas.

Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.

×