Recuerda hay que beber al menos dos litros de agua al día, e incluso más si practicamos ejercicio físico. Además, el agua también consigue saciarnos y evitar las grandes cantidades de comida. Puedes probar a beberte un vaso antes de cada comida. Por el contrario, olvida los refrescos azucarados, que no aportan ningún nutriente interesante, pero sí unas 140 calorías por cada lata de 330 ml.
Los lácteos contienen lactosa, que es el azúcar propia de la leche, en diferentes cantidades y ya sabemos que el azúcar disminuye la pérdida de peso. Lo que es más, la leche tiene también proteína que a veces causa el mismo efecto que los carbohidratos en la insulina. Por lo que si dejas de consumir lácteos lo más seguro es que también reduzcas de talla. Eso sí, la mantequilla no la dejes de consumir ya que es casi pura grasa.

Una de las formas más importantes de ayudar a que ocurra este proceso es reduciendo el estrés en su vida, porque el estrés hace que los niveles de cortisol aumenten. Cohen también habla detalladamente de un gran número de estrategias que ayudan a reducir los niveles de cortisol, como los siguientes. Para conocer más acerca de esto, por favor échele un vistazo al artículo publicado por Forbes:

¿Pero no estamos echando por la borda el punto de comer cuando tienes hambre? Pues sí. Yo recomiendo que sigas el primer consejo como primera elección, que te sientas satisfecho con tus comidas. Pero si no te está funcionando o requieres bajar de peso para una ocasión especial, esta es una buena opción. Ahora recuerda que es súper importante que en los periodos de comida, cuando te levantes de la mesa siempre estés satisfecho.


Medir tu pérdida de peso es más complicado de lo que realmente crees. Para tener éxito no solo debes pensar en la pérdida con base a kilos. Centrarse solo en este tipo de avance muchas veces puede ser engañoso y sin duda te causara ansiedad innecesaria y por si esto fuera poco es una de las principales razones por las que una persona abandona su dieta. Así que no te deshagas de tu báscula pero no creas fervientemente en ella.
Para empezar en recomendable que anotes en una hoja o libreta tu peso actual, pésate antes para poder saber que peso quieres lograr, el tiempo es imprescindible, y si te has propuesto perder peso en tan sólo 15 días, este puede ser un incentivo para poder lograrlo en esos días. Solo asegúrate de tener el tiempo para poder enfocarte en esto, y sobre todo disciplina y constancia.
Haz la dieta mediterránea. Si bien no se ha demostrado que alguna dieta funcione, la dieta mediterránea es la que más se acerca. Esta dieta se basa en los ingredientes tradicionales y los estilos de cocina de las personas que viven cerca del mar Mediterráneo. Los estudios han demostrado que las personas que siguen esta dieta han reducido el riesgo de enfermedades del corazón. Además, las ayuda a bajar de peso y lucir delgadas y esbeltas.[21] Céntrate en comer los siguientes alimentos (y eliminar el pan, los productos lácteos y los alimentos procesados):
Date el gusto con actividades placenteras que no sean comer. La forma más efectiva de hacer dieta es mantenerse distraída y ocupada para que no estés todo el tiempo pensando en la comida (o la falta de ella). Organiza planes con amigos, focalízate en tus pasatiempos, toma un baño caliente, mira tu película o programa de televisión favoritos, lee un libro, ve a nadar, etc.
Lo malo es que hay un pero. Debes saber que cuando tomas estos suplementos aumentas las posibilidades, después de años, de sufrir cáncer de próstata (en hombres) y de cáncer de mama (en mujeres). Seamos sinceros, si rondas en los 70 deberías preocuparte más por tener un estilo de vida saludable que te mantenga activo física y mentalmente por más tiempo que verte como un chico de 20. Piénsalo.
Ve a un baño de vapor o sauna. Ni las personas con problemas de presión arterial o del corazón ni los niños pequeños deben usar los baños de vapor.[17]Para evitar la deshidratación, limita el tiempo de 15 a 20 minutos al día. Los baños de vapor pueden hacerte perder ½ litro de sudor en tan solo 15 minutos. Una vez más, esta solo es una forma de perder peso en agua, haciendo que adelgaces durante un día o dos. Este método no es para bajar de peso de forma permanente. Para reducir el riesgo de deshidratación, debes hidratarte bebiendo unos cuantos vasos de agua después de estar un rato en un baño de vapor.
Pequeños cambios en las raciones. En los menús aumenta la cantidad de pan, arroz, pasta y legumbres que puedes tomar y baja la de pescado y carne. Este ajuste en las raciones está pensado en equilibrar la dieta para que sea la base de tu alimentación en el futuro. Durante las primeras fases, como son más restrictivas, el consumo de proteína (carne, pescado) es mayor para mantener el tono muscular.
×