Para conseguir entrar en un estado de quema de grasa, necesitaremos un balance calórico negativo. Para hacerte una idea, calcula a grandes rasgos los alimentos que has comido últimamente y hazte una idea de que deberías cortar al menos la ingesta de 300 o 400 calorías diarias. Cuando pase la primera semana y veas si has conseguido perder el primer kg, revisa tu alimentación para hacer los ajustes que requieras.
Realiza entrenamiento con intervalos de alta intensidad o HIIT. Éste es un método de entrenamiento donde realizas un ejercicio aeróbico, como trotar, pero le añades un giro. Por ejemplo, después del estiramiento y calentamiento, empiezas trotando aproximadamente al 50 por ciento del esfuerzo por 30 segundos. Una vez que han pasado los 30 segundos, corres tan rápido como puedas durante otros 30 segundos. Después de estar corriendo durante 30 segundos, vuelves a tu ritmo de trote por otros 30 segundos. Repite este proceso hasta que hayas trotado y corrido cinco veces. Después de la quinta sesión de correr, trota durante otros 30 segundos, luego camina cinco minutos para dejar que tus músculos se enfríen correctamente. HIIT difiere del ejercicio regular, ya que aumentará tu metabolismo y lo mantendrá elevado durante varias horas, lo cual quema más grasa durante todo el día. Trata de hacer tu HIIT por la mañana diariamente para quemar grasa todo el día.

Los programas populares de ejercicio que trabajan los músculos centrales están disponibles en todos lados e incluyen prácticamente todo tipo de yoga y Pilates. Pero existe otro tipo de ejercicio que probablemente no ha tomado en cuenta: las lagartijas! Así es, las lagartijas no solo le dan fuerza a la parte alta del cuerpo, sino también trabajan los músculos abdominales - siempre y cuando las haga correctamente. Le recomiendo ver el video de Darin Steen en donde muestra como hacerlo, pero también le incluyo el resumen de los puntos clave que debe tomar en cuenta:

Es más aconsejable empezar reduciendo poco a poco la ingesta de calorías para que el organismo se vaya acostumbrando y el estómago se vaya cerrando poco a poco, ya que si lo hacemos de golpe lo único que conseguiremos es aumentar el nivel de ansiedad y comer a destiempo y mal; por ello la dieta militar es tan efectiva, porque poco a poco acostumbra al organismo a comer menos.


Come cada 3-4 horas: Si pasas muchas horas sin comer, te puede aparecer ansiedad y con ello, muchas ganas de comer alimentos poco recomendables. El número de ingestas recomendadas varía según tu horario, costumbres y estilo de vida, pero te recomiendo que tengas un orden en tu dieta y que hagas una media mañana y una tarde saludable, y así evitarás llegar con más hambre a la comida y la cena.
Otra desventaja es que la cerveza provoca hambre, generalmente de algo salado. Como recordaras del punto 4, lo salado te abre el apetito al igual que la cerveza… Ya vas entendiendo porque consumes tanto cuando vas a ver un partido de fútbol a un bar con tus amigos. Una opción más saludable sería pedir una de las bebidas que te comentamos anteriormente y acompañarla con queso o aceitunas.
El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.
Almuerzo/Cena 1 rueda de pescado a la plancha + 3 cucharadas de arroz integral + 2 cucharadas de frijoles + Ensalada de brócolis con zanahoria + 1 cdta de aceite de oliva 1 filete de pollo en salsa de tomate natural + 3 cucharadas de pasta integral + Ensalada cruda con 1 cucharada de maíz + 1 cucharadita de aceite de oliva 1 filete de pechuga de pavo + 4 cucharadas de quinoa + 1 taza de vegetales cocidos + 1 cucharadita de aceite de oliva
×