Es importante que cuando quieras conseguir algún objetivo relacionado con la alimentación y el peso (bajar de peso, subir de peso, mejorar rendimiento o salud, aprender a comer) o quieras saber más sobre la nutrición, acudáis a un verdadero profesional cualificado, es decir, a las dietistas nutricionistas. En definitiva, nuestro objetivo es educar y enseñar a tener una alimentación variada y saludable. Pero, además, de forma equilibrada, sin dietas milagros ni promesas insanas. Con planes nutricionales personalizado e individualizado, realizando una valoración del estado nutricional, marcando objetivos realistas y alcanzables. En Alimmenta te podemos ayudar a conseguirlo.


Pequeños cambios en las raciones. En los menús aumenta la cantidad de pan, arroz, pasta y legumbres que puedes tomar y baja la de pescado y carne. Este ajuste en las raciones está pensado en equilibrar la dieta para que sea la base de tu alimentación en el futuro. Durante las primeras fases, como son más restrictivas, el consumo de proteína (carne, pescado) es mayor para mantener el tono muscular.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.
Además, mantenerte más horas despierto no solo aumentará tu stress, también generará más cortisol (recuerda que el cuerpo tiene más cortisol en la zona abdominal) que se encarga de abrirte el apetito. Esto significa que en vez de estar durmiendo y sin alimentos (osea en ayuno) en el cuerpo y usando tu grasa de reserva como energía, posiblemente estés comiendo más y dándole energía a tu cuerpo evitando que use la grasa abdominal almacenada.
Lograr un vientre plano y tonificado es el sueño de cualquier mujer y para conseguirlo, la mayoría de las veces se recurre a productos o tratamientos sintéticos que prometen eliminar la grasa de manera efectiva en cuestión de días. Sin embargo, no debemos olvidar la recomendación de todo nutriólogo que es  llevar una alimentación adecuada y practicar actividad física a la par del tratamiento.
Haga de 2½ a 5 horas de actividad física de intensidad moderada o vigorosa cada semana. Salga a correr, a caminar a paso ligero o de excursión, juegue tenis, fútbol o baloncesto, o use una hula hula. ¡Elija lo que más disfrute! Con que haga 10 minutos de actividad física de una sola, varias veces a lo largo del día y de la semana, llegará a su meta para la cantidad total de actividad física que usted debe hacer.

Si quieres bajar de peso empieza por evitar los almidones como el pan, las papas y el azúcar. La dieta baja en carbohidratos es la mejor forma de bajar rápidamente de peso según la ciencia. Un estudio efectuado en el 2006 en 82,802 pacientes demuestra que comer menos carbohidratos es la forma más efectiva de bajar de peso, también reduce el hambre, te ayuda a prevenir problemas del corazón, diabetes  y te hace más fácil estar a dieta. (1) (2)
El objetivo era ver qué pasaría si reducía su ingesta de calorías a unas 600-800 por día durante dos días a la semana, y lo hizo durante ocho semanas. Lo encontró sorprendentemente fácil. En ese tiempo perdió 9 kilos, se quitó 10 centímetros de la cintura y, lo más impresionante de todo, revirtió su diabetes. Así nació el exitoso libro 'The Fast Diet', en España 'La dieta de los dos días' (Urano).
También tienes que redoblar los esfuerzos para dormir lo suficiente y de preferencia cada noche. Olvídate del despertador y trata de entrenar a tu cuerpo para que active su propio reloj biológico que por cierto una vez que lo activas nunca falla y te ayuda a dormir más relajadamente. Es un crimen despertar abruptamente cada mañana con un timbrazo, que como decíamos al principio te pone en modo peligro. Si nunca has podido activar tu reloj biológico para despertar, un buen consejo es irte tempranito a la cama para que tu cuerpo despierte automáticamente antes de que suene la alarma. Después de unos días te seguirás despertando sin problema aun si duermes más tarde.
El estrés es, créanlo o no, una causa importante para el aumento de peso. Esto es porque en el día, cuando la gente estaba estresada, era a menudo porque la comida era escasa, por lo que nuestros cerebros han evolucionado de tal manera que cada vez que nos sentimos estresados, nuestro cerebro le dice al cuerpo que debe almacenar alimentos, ya que puede ser escasa.
Haga de 2½ a 5 horas de actividad física de intensidad moderada o vigorosa cada semana. Salga a correr, a caminar a paso ligero o de excursión, juegue tenis, fútbol o baloncesto, o use una hula hula. ¡Elija lo que más disfrute! Con que haga 10 minutos de actividad física de una sola, varias veces a lo largo del día y de la semana, llegará a su meta para la cantidad total de actividad física que usted debe hacer.
Bueno, en primer lugar, esto suprimirá su apetito general, lo que hace más fácil para que usted pueda comer menos y mejorar sus hábitos alimenticios en general. Sin embargo, PhenQ es una versión mucho menos extrema de otras píldoras supresoras del apetito, por lo que no tiene todas las mismas desventajas asociadas con otras pastillas para adelgazar rapido.
“En ambos grupos pusimos énfasis en que queríamos que consumieran alimentos de alta calidad”, explicó Gardner. “Les dijimos que queríamos que redujeran su consumo de azúcar añadida y de granos refinados y que comieran más verduras y alimentos no procesados. Les dijimos: ‘No compres un pastelillo reducido en grasa solo porque dice que es reducido en grasa. Y no compres las papas fritas reducidas en carbohidratos… porque siguen siendo papas fritas, y eso es engañar al sistema’”.

Otro de los remedios caseros para quemar grasa abdominal es añadir un poco de jengibre en tu dieta. La raíz de esta planta tiene propiedades quemagrasas que hacen que el metabolismo se acelere y, por lo tanto, nuestro cuerpo queme una mayor cantidad de grasas saturadas de las que quema normalmente; además también tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar los gases y la hinchazón de la barriga ofreciendo una apariencia más lisa y tersa de la zona del abdomen.
La clave para mantener el control del peso es que los alimentos que contengan carbohidratos no se terminen transformando en grasa corporal. Para ello se aconseja ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono como las verduras, las frutas y granos completos como la quinoa, es decir, aquellos que se encuentran en los últimos grupos del plan de Roussel.
Intenta hacer la dieta del agua. Esta dieta no consiste en beber solo agua. Continúa comiendo saludablemente. Si bebes solo agua puede ser peligroso y hay riesgo de subir aún más de peso de agua y relentizar tu metabolismo.[9] Esta dieta consiste en beber un total diario de aproximadamente 8 tazas (64 oz) de agua fría, a intervalos regulares durante todo el día. Bebe 1 vaso de agua antes de cada comida para contener el apetito. Esto te ayudará a crear el hábito de limitar las porciones de alimentos que consumes en cada comida. El agua hará que te sientas lleno antes de una comida, lo que te ayudará a consumir menos calorías.

“En ambos grupos pusimos énfasis en que queríamos que consumieran alimentos de alta calidad”, explicó Gardner. “Les dijimos que queríamos que redujeran su consumo de azúcar añadida y de granos refinados y que comieran más verduras y alimentos no procesados. Les dijimos: ‘No compres un pastelillo reducido en grasa solo porque dice que es reducido en grasa. Y no compres las papas fritas reducidas en carbohidratos… porque siguen siendo papas fritas, y eso es engañar al sistema’”.

Puede ser que quieras perder 5 kg por varios motivos: porque la ropa del verano pasado no te queda igual, porque tienes una boda o un evento importante que se acerca, porque el médico te ha asustado con el resultado de las últimas analíticas, por un propósito de año nuevo… o incluso porque llega el buen tiempo y quieres perder esos kilitos que has ganado durante el invierno. Por todos esos motivos, son muchas las personas que, para perder peso, se suman a la llamativa OPERACIÓN BIKINI y están dispuestas a seguir una dieta milagro para conseguirlo. Pues bien, con este artículo voy a intentar que tú no seas una de ellas.

Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×