Lo que es peor, aumentan el apetito y provocan antojo de alimentos dulces. Además de que como las personas creen que ya están haciendo algo favorable para bajar de peso, se dan uno o dos regalitos de azúcar sin sentirse tan culpables. Otra razón para no creer en la publicidad. Si dejas de beber productos que contengan edulcorantes y los cambias por agua bajarás dramáticamente de peso y eso sí está corroborado.
Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
Seguir dietas que presentan una o más de estas características: no tienen aval científico, presentan una restricción estricta de según qué alimento (como los temibles hidratos de carbono, por ejemplo), se basan en un solo alimento: en batidos, complementos que te prometen ser Elsa Pataki en 3 semanas… Te prometen rapidez en conseguir los objetivos omitiendo las consecuencias que pueden conllevar, y un sinfín de ejemplos más. Aunque esto último puede llamarte la atención, no te dejes llevar por la impaciencia.
CENA. "Ensalada de espinacas, piña, pechuga de pollo troceada y una onza de chocolate negro. Gracias al ácido fólico, las espinacas aumentan los niveles de serotonina. La piña tiene muchas vitaminas y minerales que también estimulan la producción de esta hormona generadora de bienestar. Sus compuestos ayudan a calmar la ansiedad, la agitación nerviosa y funcionan como un relajante para conciliar mejor el sueño. El chocolate negro contiene grasas saludables que nos hacen sentir más felices gracias a su contenido en teobromina".

De un tiempo a esta parte, se ha puesto muy de moda el cardio de alta intensidad a intervalos o también conocido como HIIT por sus siglas en inglés. Según afirman diversos expertos, el HIIT es sin duda mejor para quemar grasa, y además mejora nuestra resistencia. En 2013 se realizó un estudio en mujeres con obesidad, en el que se observaron más mejoras en el perfil lipídico (la cantidad de grasa que quemaron) en aquellas que usaron el entrenamiento de alta intensidad por intervalos por encima de otros tipos de ejercicio cardiovascular. Si el cardio de toda la vida no te funciona, pruébalo.
Pero si eres de los que corren y no pueden eliminar la grasa abdominal por más que hagas dos maratones seguidas, necesitas un cambio. Puede que tu cuerpo necesite un estímulo más claro para entender que debe movilizar sus reservas y una exigencia mayor a la hora de mantener los tejidos corporales. Es decir aumentar la intensidad y ganar músculo. Sí, sé que ya lo habías adivinado: hablamos de los entrenamiento interválico de alta intensidad o HIIT.
La dieta, también llamada 5:2, no ha estado exenta de críticas que señalan su potencial para provocar desórdenes alimenticios. Sus detractores han advertido también que puede producir hipoglucemia, problemas digestivos y estreñimiento si no se aumenta considerablemente el consumo de agua durante los días de semiayuno. Para evitar sufrir estos efectos secundarios, los creadores de la dieta rápida han incluido un apartado en el sitio web del libro con menús prácticos y saludables limitados a 600-800 calorías diarias.

Es algo normal sobre todo en mujeres, nuestro metabolismo hace que tendamos a almacenar grasa en esta zona, así como esos líquidos que no depuramos correctamente. Desde ya estoy sintiendo el efecto de tus ejercicios. Uno de estos anti nutrientes es llamado fitatos, el cual bloquea la absorción de ciertos minerales en tu cuerpo como el zinc, el hierro, el manganeso y el calcio si consumes demasiado de él.
1. HIIT (High Intensity Interval Trainning). Número uno en 2018 en la lista de tendencias del fitness que elabora la American College of Sports Medicine (ASCM), los entrenamientos interválicos de alta intensidad responden a la perfección a la locura de vida actual: son intensos y breves. En sesiones que pueden llegar a durar apenas siete minutos se alternan ejercicios de intensidad moderada y alta (por ejemplo, sentadillas con carrera en el sitio), haciendo trabajar a tope el corazón. Entre sus beneficios, además de la brevedad, destaca la aceleración del sistema metabólico. Lo interesante no son las calorías que se queman realizándolo -unas 300- sino las que se siguen devorando incluso horas después de haber finalizado el entrenamiento. Eso sí, por contra, hay que advertir que los hiit sólo están recomendados para personas que gocen de un buen estado de forma y no deben practicarse más de tres veces a la semana.

Una de las dificultades para perder peso es la ansiedad. ¿Eres de las personas que pican entre horas por tensión y no puedes parar hasta que no acabas con el alimento? Es importante que intentes controlar estos atracones, ya que sin darte cuenta ingieres muchas calorías en poco tiempo. Si no puedes evitarlo, elige una actividad alternativa que te distraiga como salir a caminar, llamar a una amiga, leer o darte un baño.
El ejercicio cardiovascular es la forma más efectiva de quemar calorías y eliminar la grasa abdominal. El ejercicio cardiovascular es cualquier tipo de actividad que ponga a tu corazón y pulmones a bombear y a trabajar duro durante un período de tiempo. Las actividades cardiovasculares populares incluyen los aeróbicos, correr y andar en bicicleta. Trata de hacer cardiovasculares 30 a 45 minutos al día, seis días a la semana. Ejercita por lo menos 30 minutos para que tu cuerpo empiece a quemar la grasa abdominal. Para lograr un rendimiento óptimo, toma un día libre cada semana para que tu cuerpo pueda descansar y recuperarse.
La experta en Nutrición de Quironsalud abre el rango de edad y da las siguientes pautas sobre el ejercicio recomendado de los 20 a los 50 años: “Las indicaciones van a ser muy variables dependiendo de nuestra condición física, la presencia o no de lesiones y las preferencias y gustos de cada persona. En este sentido, la clave para lograr una pérdida de peso efectiva es la regularidad y el aumento progresivo en la intensidad o duración del ejercicio. Una falsa creencia es pensar que realizando exactamente el mismo tipo de ejercicio vamos a mantener una pérdida progresiva de peso”.  
Los primeros son cremas o caldos de verdura. Verduras permitidas: calabacín, espárrago, acelga, espinaca, brócoli, pimiento y setas. Para batidos: apio, pepino, rábano, zanahoria, remolacha.... Las cremas de verduras hazlas con un sofrito ligero de cebolla (1 cuch. de aceite) y triturarlas poco para que haya algún tropezón que obligue a masticar un poco y tomarlas despacio.
Arándanos: Con ingerir una vez al dias ya estarías por parte de los arándanos aportando el 25% de la vitamina C que requiere el cuerpo diariamente, en combinación fácilmente se puede obtener el 100% por ciento y más, esta fruta contiene propiedades anti cancerígenas y efectos que potencian la memoria, muy recomendada para disolver las piedras en los riñones y mejorar su trabajo eficazmente.
La Dieta de 2 Semanas es el sistema de pérdida de peso perfecto que le brinda más confianza para perder peso más rápido que nunca. Este programa funciona con métodos de quema de grasa rápidos y seguros donde obtendrá resultados significativos de pérdida de peso en solo 2 semanas. Los principios se muestran en este programa que promueve la pérdida de peso rápida sin efectos secundarios. Es un plan paso a paso que le proporciona la información e ideas necesarias que ayudan a perder peso. Este programa es muy fácil de entender y sigue donde las instrucciones dadas pueden ser seguidas fácilmente por cualquier persona.
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×