El consumo de agua con limón en ayunas es un gran apoyo para conseguir un vientre plano y quemar grasa abdominal. El limón tiene propiedades desintoxicantes y depurativas que ayudan a eliminar los desechos del cuerpo, favoreciendo la digestión y contribuyendo a la quema de grasas. Mezcla el zumo de un limón en un vaso de agua tibia y agrégale una pizca de sal. Bebe esta mezcla en ayunas todas las mañanas.

Considera hacer una limpieza máxima. Esta es una dieta extrema y de corto plazo. No se recomienda para perder peso de forma saludable y a largo plazo. La limpieza máxima es una dieta solo de líquidos que consiste en una “limonada” (limón, polvo de pimienta de cayena, jarabe de arce, también llamado “miel de maple”, y agua), una bebida de agua salada y laxantes a base de hierbas. La dieta dura 16 días: 3 días de preparación gradual del cuerpo para la dieta, en los que comerás solo frutas y vegetales crudos, 10 días de la dieta solo de líquidos y 3 días más para regresar gradualmente a los alimentos sólidos.
Descansa lo suficiente. El descanso adecuado te ayudará a mantener la energía suficiente durante todo el día, haciendo que estés menos propenso a comer en exceso y a lesionarte durante la actividad física. En realidad, la deficiencia de sueño se ha relacionado con la incapacidad de perder grasa, por lo que dormir lo suficiente puede ayudarte realmente en la trayectoria hacia la pérdida de peso.[5]
Para conseguir entrar en un estado de quema de grasa, necesitaremos un balance calórico negativo. Para hacerte una idea, calcula a grandes rasgos los alimentos que has comido últimamente y hazte una idea de que deberías cortar al menos la ingesta de 300 o 400 calorías diarias. Cuando pase la primera semana y veas si has conseguido perder el primer kg, revisa tu alimentación para hacer los ajustes que requieras.
Almuerzo/Cena	1 rueda de pescado a la plancha + 3 cucharadas de arroz integral + 2 cucharadas de frijoles + Ensalada de brócolis con zanahoria + 1 cdta de aceite de oliva	1 filete de pollo en salsa de tomate natural + 3 cucharadas de pasta integral + Ensalada cruda con 1 cucharada de maíz + 1 cucharadita de aceite de oliva	1 filete de pechuga de pavo + 4 cucharadas de quinoa + 1 taza de vegetales cocidos + 1 cucharadita de aceite de oliva

Como podemos ver en la imagen el primer día el desayuno consta de un zumo de pomelo o naranja, un café (que podemos acompañar con leche) y una tostada con mantequilla de cacahuete, algo muy utilizado en EE.UU y que nos aporta grasas saludables; eso sí si se trata de mantequilla de cacahuete sin azúcares. Para la hora de la comida tomaremos un café junto con dos rebanadas de pan con atún al natural en lata. Este tipo de comidas suelen hacerlas los soldados fuera de la base, por ello son comidas rápidas o tentempiés. En la cena tomaremos un filete de carne roja acompañado de judías verdes cocidas y una pieza de fruta.
Si te preguntas el porqué esto afecta más a los hombres que a las mujeres, la respuesta es que tenemos patrones diferentes de almacenamiento de grasa. Las mujeres almacenan más grasa debajo de la piel y esa generalmente se va a las caderas, a los brazos y a los muslos (forma de pera). Como los hombres almacenan menos grasa debajo de la piel pues esta se va derechito a su estomago (forma de manzana).
Utiliza cocciones sencillas y saludables: Las cocciones más adecuadas a utilizar son: a la plancha o parrilla, horno, en su jugo, microondas, hervido, salteado, rehogado o al papillote. Evita fritos y rebozados. Para darle sabor a tus platos, utiliza especias: tomillo, orégano, pimientas, nuez moscada, cominos, etc. Y también ajo, cebolla, limón, perejil, mostaza, vinagre. Modera el consumo de sal.
En las comidas y las cenas, ten presente la Idea plato: Todas las comidas y las cenas deben tener las proporciones adecuadas, es decir, si comes un plato: como parte principal la verdura (sea cocida o ensalada), medio plato, por ejemplo. El plato ha de contener también una ración de proteína, aproximadamente un cuarto del plato: carne, pescado, huevos o proteína vegetal (tofu, tempeh, seitán, proteína de la soja texturizada…)  y el otro cuarto del plato que nos falta serían los hidratos (pasta, arroz, legumbre, patata, pan). Estos siempre será mejor consumirlos integrales. Con estas referencias os estoy hablando de proporciones, no de cantidades, la cantidad variará según tus necesidades y objetivos. Para perder esos 5 kg, ten en cuenta que la parte de hidratos de carbono debe ser una cantidad más pequeña (os lo ejemplifico al final del artículo), pero que siempre deben estar presentes tanto en las comidas como en las cenas.
Cuando se siguen estas recomendaciones, el objetivo en el 99% de los casos es puramente de pérdida de peso, sin preocuparse por el mañana, por ese octubre que también llegará y si nos has seguido un proceso de educación nutricional, todos los errores que hacías antes de empezar la operación bikini, volverán y la balanza volverá a subir (conocido como el efecto yo-yo de las dietas no saludables). No tiene ningún sentido ponerse a dieta cada mayo, para recuperarlo en septiembre y luego volver hacer operación bikini el año siguiente, y así cada año… Es muy importante que tengas claro el objetivo y éste debe ser mejorar los hábitos alimentarios y que estos cambios se mantengan para siempre. Debemos de querer más a nuestro cuerpo, que al fin y al cabo sólo tenemos uno y debe durar para siempre. En definitiva, ninguna operación es más eficaz que la que combina una alimentación saludable y variada durante los 365 días del año y la práctica deportiva con continuidad.
Si estás leyendo este punto, es claro que se te dificulta perder peso. Evita los edulcorantes aún más que los azucares, que ya es mucho decir. Te servirá saber que sufrirás unos pocos días, pero al desintoxicar tu organismo empezarás a disfrutar la dulzura natural de los alimentos. Recuerda que no es que la comida real no tenga un sabor dulce, sino que tu paladar está embotado con alimentos híper-azucarados.
Hay muchas dietas y productos disponibles, pero se oyen tantas cosas que es difícil saber qué creer. La información que aquí le ofrecemos le puede ayudar. Esta hoja informativa habla de algunos de los mitos y verdades sobre la pérdida de peso, la nutrición y la actividad física. Esta información le puede ayudar a que haga cambios saludables en su vida diaria.
Principalmente afecta a las mujeres y es una deficiencia en esta hormona. Cuidado si sufres fatiga, siempre tienes frío, problemas al ir al baño, resequedad en la piel, y pues lo que nos ocupa; no puedes bajar de peso o lo que es peor lo aumentas. Si sospechas que esta pueda ser la causa de tu sufrimiento, consulta con tu medico pues ya hay medicamento para controlar este padecimiento. Más naturalmente, puedes consumir yodo, que es un componente fundamental de la hormona tiroidea, sal de mar, mariscos y pescado.
El último componente es el “Manual de Motivación”. Aunque este es un programa corto de tan solo 2 semanas, no es fácil, ya que requiere que hagas grandes cambios en un período corto de tiempo. Mucha gente se sentirá desmotivada y querrá abandonarla. El manual de motivación levantará tu espíritu, haciendo que te concentres y  asegurándose que sigas adelante.

Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
×