Para conseguirlo, en la primera fase le daremos muy poco trabajo a tu estómago con alimentos muy fáciles de digerir (verduras en puré, pescado al vapor) y muchos de estos, además, se los daremos ya triturados. Casi como si estuvieran predigeridos. En las siguientes fases iremos recuperando poco a poco la alimentación normal, de forma que tu estómago se vaya acostumbrando poco a poco a cantidades menores.
Una de las formas más importantes de ayudar a que ocurra este proceso es reduciendo el estrés en su vida, porque el estrés hace que los niveles de cortisol aumenten. Cohen también habla detalladamente de un gran número de estrategias que ayudan a reducir los niveles de cortisol, como los siguientes. Para conocer más acerca de esto, por favor échele un vistazo al artículo publicado por Forbes:
Buenos días, estoy interesada en realizar esta dieta, pero tengo un pequeño problema. Un día del menú que hay: “ensalada de espinacas, tomate, apio y garbanzos”, no me gusta ni las espinacas, ni los garbanzos, por favor me podría decir que otros alimentos podía cambiar para sustituir estos dos. Un saludo. Muchas gracias, espero impaciente su respuesta.
Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).
×