De un tiempo a esta parte, se ha puesto muy de moda el cardio de alta intensidad a intervalos o también conocido como HIIT por sus siglas en inglés. Según afirman diversos expertos, el HIIT es sin duda mejor para quemar grasa, y además mejora nuestra resistencia. En 2013 se realizó un estudio en mujeres con obesidad, en el que se observaron más mejoras en el perfil lipídico (la cantidad de grasa que quemaron) en aquellas que usaron el entrenamiento de alta intensidad por intervalos por encima de otros tipos de ejercicio cardiovascular. Si el cardio de toda la vida no te funciona, pruébalo.
De esta forma, conseguirás controlar tu saciedad. Es más probable que te entren ganas de devorar si haces solo dos comidas que si haces cinco, por lo que así controlarás fácilmente la ingesta de calorías. Hacer pequeñas ingestas cada tres horas nos aportará energía y evitaremos los ataques de hambre, que ya sabemos que irán al depósito de grasa. Recordemos que no es imprescindible comer cada dos o tres horas, hacer más comidas simplemente te puede ayudar a no tener los clásicos atracones.
Hola Miriam, yo seguí unos consejos bastante similares a los que mencionas en este artículo. Respecto al tema de los carbohidratos, yo disminuí su consumo, aunque no los eliminé del todo, bueno en un inicio los reduje drásticamente pero vi como me afectaba en mi rendimiento académico, ya que estudio en las noches, resulta que cuando llegaba al salón de clases me quedaba dormido, entonces decidí consumirlos de forma inteligente, empecé a consumir carbohidratos de alta calidad para que me aporte la energía necesaria para mis clases pero aún manteniendo una dieta en déficit, logré bajar 15 kg de peso y aún me faltan unos cuantos más 😀
Arándanos: Con ingerir una vez al dias ya estarías por parte de los arándanos aportando el 25% de la vitamina C que requiere el cuerpo diariamente, en combinación fácilmente se puede obtener el 100% por ciento y más, esta fruta contiene propiedades anti cancerígenas y efectos que potencian la memoria, muy recomendada para disolver las piedras en los riñones y mejorar su trabajo eficazmente.
Cuando se siguen estas recomendaciones, el objetivo en el 99% de los casos es puramente de pérdida de peso, sin preocuparse por el mañana, por ese octubre que también llegará y si nos has seguido un proceso de educación nutricional, todos los errores que hacías antes de empezar la operación bikini, volverán y la balanza volverá a subir (conocido como el efecto yo-yo de las dietas no saludables). No tiene ningún sentido ponerse a dieta cada mayo, para recuperarlo en septiembre y luego volver hacer operación bikini el año siguiente, y así cada año… Es muy importante que tengas claro el objetivo y éste debe ser mejorar los hábitos alimentarios y que estos cambios se mantengan para siempre. Debemos de querer más a nuestro cuerpo, que al fin y al cabo sólo tenemos uno y debe durar para siempre. En definitiva, ninguna operación es más eficaz que la que combina una alimentación saludable y variada durante los 365 días del año y la práctica deportiva con continuidad.

Los primeros son cremas o caldos de verdura. Verduras permitidas: calabacín, espárrago, acelga, espinaca, brócoli, pimiento y setas. Para batidos: apio, pepino, rábano, zanahoria, remolacha.... Las cremas de verduras hazlas con un sofrito ligero de cebolla (1 cuch. de aceite) y triturarlas poco para que haya algún tropezón que obligue a masticar un poco y tomarlas despacio.
Aunque combinar el entrenamiento cardiovascular con el de resistencia es importante para la salud general del cuerpo, el entrenamiento cardiovascular es lo que te ayudará a bajar de peso rápidamente. El entrenamiento de resistencia con peso no te ayudará a perder el peso de inmediato, pero puede hacer que tu metabolismo use la energía de forma más eficiente.

¡Anímate! Aunque no se note mucho al pesarte el perder grasa y el ganar músculo significa un gran progreso, pero es posible que no te des cuenta si solo te enfocas en medir tu peso. Lo más recomendable es que lleves un seguimiento a la disminución de grasa en la cintura, es fundamental que te midas correctamente para evitar confusiones en un futuro.
Anota todo lo que comes y bebes, en qué momentos y en qué cantidades. De esta forma, por un lado te darás cuenta de que, efectivamente comes más de la cuenta, y por otro sabrás si es que picas entre horas porque te aburres o estás desanimada. En este caso, búscate aficiones que llenen tu tiempo libre como ir al cine o pasear con amigos. Para empezar una dieta es bueno un cambio de actitud, pero también es de gran ayuda un cambio de imagen: ve a la peluquería, cómprate alguna prenda que te favorezca, arréglate un poco más. Y piensa en todo lo que tienes colgado en el armario. Es el comienzo del cambio.
×