Hace 100 años solamente la gente adinerada podía comer chocolate ya que era muy caro. Los dulces eran un artículo de lujo, pero al llegar la industrialización bajaron los costos y el marketing empezó a hacer de las suyas. El mercado potencial fueron los niños y asunto arreglado, generaciones sufriendo adicción desde la infancia. Pero no te preocupes, es posible de superar. Como cualquier adicción necesitas de fuerza de voluntad, pero por favor, no hagas lo mismo con tus hijos y no los premies con dulces.
Las bebidas son una de las mejores formas de eliminar la grasa acumulada en todo el cuerpo, ya sea en los brazos, eliminar grasa del abdomen, reducir la grasa del vientre o cualquier otro lugar, las bebidas naturales son sin duda la mejor opcion, aunque las recetas dietéticas y algunos remedios caseros para adelgazar tambien resultan muy efectivos para reducir unas tallas, le recomendaremos en esta ocasión mayormente jugos quema grasa a base de frutas naturales, verduras, algunas hierbas para infusiones y zumos de vegetales.
El consumo de agua con limón en ayunas es un gran apoyo para conseguir un vientre plano y quemar grasa abdominal. El limón tiene propiedades desintoxicantes y depurativas que ayudan a eliminar los desechos del cuerpo, favoreciendo la digestión y contribuyendo a la quema de grasas. Mezcla el zumo de un limón en un vaso de agua tibia y agrégale una pizca de sal. Bebe esta mezcla en ayunas todas las mañanas.
Lograr un vientre plano y tonificado es el sueño de cualquier mujer y para conseguirlo, la mayoría de las veces se recurre a productos o tratamientos sintéticos que prometen eliminar la grasa de manera efectiva en cuestión de días. Sin embargo, no debemos olvidar la recomendación de todo nutriólogo que es  llevar una alimentación adecuada y practicar actividad física a la par del tratamiento.

Los lácteos contienen lactosa, que es el azúcar propia de la leche, en diferentes cantidades y ya sabemos que el azúcar disminuye la pérdida de peso. Lo que es más, la leche tiene también proteína que a veces causa el mismo efecto que los carbohidratos en la insulina. Por lo que si dejas de consumir lácteos lo más seguro es que también reduzcas de talla. Eso sí, la mantequilla no la dejes de consumir ya que es casi pura grasa.
Agua. El agua no solo ayuda a depurar nuestro organismo, sino que también resulta saciante y hace que tengamos menos hambre. "Las investigadores muestran que beber más agua, especialmente antes de las comidas, puede reducir el consumo total de calorías, lo que puede ayudarte a perder el exceso de grasa en el vientre", explica la dietista Jillian Kubala.
Todo lo anterior no surtirá efecto (o no al nivel deseado) si no llevamos una alimentación adecuada. "Obviamente la dieta es fundamental, solo con el ejercicio, si comemos mal, puede ocurrir que no perdamos grasa", sentencia Merchán. Por tanto conviene recordar la conveniencia de suprimir alimentos procesados, ricos en azúcares simples y grasas saturadas e incrementar el consumo de proteínas, grasas insaturadas, hidratos de carbono de bajo índice glucémico, vitaminas, minerales y agua. En otras palabras: tomar las consabidas verduras, hortalizas, frutas, carnes blancas, pescados, huevos y frutos secos.
Esta dieta funciona para una situación de emergencia. Imagina que tienes una fiesta de graduación de un amigo o familiar, una boda, o tu ex viene a la ciudad y quieres que sepa de lo que se perdió. Si quieres hacer la dieta a largo plazo también funciona, puedes perder hasta 8 kilos en 1 mes con esta dieta. Sufrir un poco de hambre no se compara con la alegría de usar la ropa que quieras y verte bien.

5. Bicicleta indoor: Es uno de los ejercicios cardiovasculares que más adelgazan sin impacto para las articulaciones. Modalidades como el Sufferfest, que acaba de traer a España el gimnasio David Lloyd de Aravaca (Madrid) permite deshacerse de unas 500 calorías por hora. ¿Qué tiene de diferente este método? Logra que los que lo practiquen se adentren de forma virtual en las pruebas ciclistas más importantes del mundo, alcanzando unos niveles máximos de motivación y rendimiento deportivo.
Y numerosos estudios han demostrado que el exceso de azúcar puede llevar a una acumulación elevada de grasa en el abdomen y está directamente relacionada con la obesidad tanto en niños como en adultos (eso significa que si tienes hijos debes controlar lo que consume porque puede tener efectos devastadores en su salud). Puedes ver las conclusiones de más de 38 estudios de las últimas décadas en este artículo.
Esto puede suponer un cambio más profundo en tu rutina ya que puedes estar acostumbrado a recurrir a la comida chatarra si te da hambre entre comidas. Tener un tentempié saludable, como por ejemplo una ensalada de atún o un huevo duro, es mucho más complicado que simplemente pasar de prisa a cualquier tienda que encuentres a tu paso. También hay que valorar si en realidad es hambre lo que tienes y no simplemente un hábito.

No obstante, voy a hacer una puntualización al respecto y es que muchos profesionales de la nutrición establecen en las dietas personalizadas un día a la semana durante X tiempo dentro del período de la dieta en el que ese día de la semana que marcan solo puedes comer lo que marca la dieta de la piña, precisamente por los beneficios depurativos que tiene este alimento y que ayuda como complemento de un estudio de cada persona.
ALMUERZO. "Ensalada de tomate, rúcula y pepino con un poquito de aceite de oliva y albahaca. Atún rojo a la plancha y té blanco con canela. Gracias al omega 3,el atún ayuda a evitar la depresión y la ansiedad. El té blanco reduce el colesterol, regula la presión sanguínea, es antioxidante y mejora el funcionamiento del sistema digestivo, entre otras muchas cosas".
Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
×